ARANCELES, IMPUESTOS SIN LEY

PESOS Y CONTRAPESOS

Tres son los poderes del gobierno: el poder para obligar, el poder para prohibir, y el poder para castigar a quien no cumpla la obligación o incumpla la prohibición. De los tres poderes el más importante es, en términos generales, el poder para obligar y, en particular, el poder para obligar a los ciudadanos a entregarle parte del producto de su trabajo, es decir, a pagar impuestos. Gobierno que no puede cobrar impuestos tarde o temprano deja de existir.
El principal poder del gobierno es el poder para cobrar impuestos, para obligar a los ciudadanos a entregarle parte del producto de su trabajo, poder que en manos poco escrupulosas, como por lo general son las de los gobernantes, degenera en arbitrario, lo cual da como resultado que se cobren más impuestos de los que deberían cobrarse, lo cual sucede cuando el gobierno realiza más tareas de las que legítimamente le corresponden, tal y como pasa cuando, además de gobierno, pretende ser desde ángel de la guarda, y preservarnos de todos los males, hasta hada madrina, y concedernos todos los bienes, pretensión que se ve claramente durante las campañas electorales. Queda claro, por lo que prometen, que los candidatos pretenden ser, además de gobierno, ángeles de la guarda y hadas madrinas, para lo cual necesitan gastar más, para lo cual deben recaudar más, ya sea aumentando las tasas de los impuestos que ya se cobran, y/o creando nuevos impuestos, y/o ampliando la base de contribuyentes, todo lo cual es propuesto por el Poder Ejecutivo y aprobado por el Poder Legislativo. En México cada impuesto tiene su ley, por ejemplo, la Ley del Impuesto sobre la Renta, o la Ley del Impuesto al Valor Agregado, o la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios.




Sin embargo, hay impuestos que el Poder Ejecutivo puede imponer sin necesidad de la aprobación del Poder Legislativo, tal y como es el caso de los aranceles, impuestos con los que el gobierno grava el comercio exterior, sobre todo las importaciones. Lo acabamos de ver: sin la necesidad de la aprobación del Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo impuso aranceles a varios productos importados desde los Estados Unidos, aranceles que van desde el 5 hasta el 25 por ciento, y que paga, no el exportador estadounidense, sí el importador y el consumidor mexicanos.
El arancel es un impuesto, sobre todo si por tal entendemos cualquier pago al cual el gobierno obliga al ciudadano. Lo mínimo que los ciudadanos debemos exigir es que el impuesto, ¡cualquiera que sea!, no sea impuesto unilateralmente por el Poder Ejecutivo, sin la aprobación del Legislativo, quien debe actuar como contrapeso de aquel, para evitar que aquel se sirva, a la hora de cobrar impuestos, con la cuchara grande. En el caso de los aranceles esto no sucede. De entrada no hay una Ley de los Aranceles ¿Es correcto?
E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."