Bitcoin, ¿‘resurrección’ o nuevo rebote de ‘gato muerto’?

Bitcoin (BTC) es una criptomoneda, la primera y aún la más importante de todo el sector, cuyo mercado se ha caracterizado por su extrema volatilidad.

En Top Money Report le hemos dado oportunamente las señales que, en diciembre pasado, ya daban signos de sobrecalentamiento y de posible corrección. Así ocurrió al borde de los 20,000 dólares.




De entonces a la fecha, el Bitcoin ha corregido (bajado) hasta el 70%, si bien esta semana ha visto un rebote significativo.

Una pregunta similar a la que se hacen los inversores sobre el mercado bursátil se plantea acerca del Bitcoin: ¿ha tocado fondo tras la corrección o seguirá la tendencia descendente?

Antes de contestar de fondo esa pregunta, lo más importante para usted, amable suscriptor, es que –más allá de la tendencia– es en la volatilidad, los desplomes y rebotes donde se encuentran las mejores oportunidades de ganancias en el corto plazo.
De hecho, durante la última semana hemos mandado alertas oportunas de compra que han resultado en atractivos rendimientos para ustedes (de haber seguido las sugerencias). Recuerde –siempre que sea posible– tomar ganancias parciales, porque ganancia que no se embolsa corre el riesgo de esfumarse.
Por eso, en los reportes técnicos de nuestros analistas, Jorge Sorcia y Allan Ramírez, le informamos de los posibles pisos y techos que van derivando de los conteos respectivos. Hasta ahora, esta técnica ha resultado muy bien en los mercados de criptomonedas. Prevemos que sigan así.
Ahora bien, para la parte de su cartera de criptos no dedicada al trading, sino como ‘HODL’, es decir, a comprar y mantener para el largo plazo, es relevante considerar que tras esta recuperación de los últimos días podría continuar la corrección.
En un mercado tradicional no es raro observar correcciones del 40, 50, 60%, por lo que en uno no tradicional y en extremo volátil, como las criptomonedas, una corrección de hasta 90% no es descartable.

Desplomes brutales de Bitcoin para refrescar la memoria

En 2010, una vez que se comenzó a intercambiar el Bitcoin por divisas, su precio pasó de sólo cinco centavos a más de 30 dólares en junio de 2011. Para agosto se había caído ya a 2 dólares, esto es, una corrección de más de 93% en menos de dos meses.

Desde ese fondo avanzó a un ritmo más moderado hasta los primeros cuatro meses de 2013, cuando aceleró la subida de 13 a más de 260 dólares el 10 de abril. En menos de una semana se desplomó de nuevo hasta 50 dólares, una corrección de más de 80%.

Tan sólo tomando esos dos meros ejemplos no es una locura pensar que el Bitcoin cayera a 4,000 o incluso 1,400 dólares. Téngalo en cuenta.

De nuevo, el sentimiento de los inversores ha cambiado de manera sensible hacia el lado negativo, y el pesimismo no es amigo de las alzas.

Lee este artículo completo suscribiéndote aquí, GRATIS a mi boletín Top Money Report

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."