CHINA: EL ORO Y EL MUNDO “DESAMERICANIZADO”

Twittear

Imagen: well888.blogspot.com

La semana pasada, la agencia oficial de noticias de China, Xinhua, publicó en inglés el artículo titulado “La falla fiscal de EE.UU garantiza un mundo ‘desamericanizado´”, bajo la firma de Liu Chang. Como es obvio, en un país tan obsesionado por controlarlo todo, y en especial lo que se dice en los medios de comunicación, un mensaje como ese no puede ser tomado a la ligera.

Realidad o no, lo cierto es que el título del texto y su contenido, refleja la aspiración del gigante asiático por llegar a ser quizás tan grande y poderoso, o más, que los Estados Unidos.
Para eso, por supuesto, el régimen chino tendrá tarde o temprano que soltar los controles que tiene todavía en su economía, y en particular sobre su moneda, el yuan, si de verdad desea que el dólar sea desplazado como divisa de reserva universal, para lo que parece estarse preparando.
China aprovechó así la coyuntura del debate sobre la elevación del techo de endeudamiento estadounidense para expresar su posición respecto a aquel país, y el abuso de su “súper poder” que, asegura, ha introducido caos al mundo “desplazando los riesgos financieros al extranjero, instigando tensiones regionales por disputas territoriales y peleando guerras injustificadas al amparo de mentiras descaradas”.
Está claro que Beijing no está conforme con la idea descarada del gobierno y Reserva Federal estadounidenses, de devaluar al dólar para “estimular” el crecimiento y “equilibrar” los desbalances comerciales existentes, pues lo único que ha provocado es una guerra mundial de divisas. Nadie quiere, ni en Europa, ni Japón, ni en Gran Bretaña, ser el último en esa carrera devaluatoria en la que todos pierden.
Eso ha orillado a China –el principal tenedor de deuda norteamericana, a buscar discretamente el apoyo en la única opción real que tiene, para hacer frente al inevitable colapso global del sistema basado en divisas irredimibles: el oro.
No sería coincidencia entonces, que el artículo de Xinhua reflejara el mismo sentir que los números dados a conocer ayer por el Tesoro americano, que dan cuenta de que al cierre de agosto, los chinos redujeron a un mínimo de seis meses el total de “treasuries” en sus manos a 1.27 billones de dólares (trillones en inglés). Solo el tiempo confirmará si se trata una baja temporal o una tendencia definitiva, pero es un hecho que continuarán diversificando sus reservas pase lo que pase.
China sabe que a los americanos no los podrá vencer jamás por la vía militar, pero también reconoce que el “talón de Aquiles” lo tienen en el billete verde y sus exponenciales e impagables deudas. La elevación de los topes de deuda, será un proceso permanente.
Por ello también desde el gobierno, China alienta el ahorro de los ciudadanos en el dinero real, el oro, e invierte en la producción minera del metal –misma que por cierto es la mayor del mundo, que se queda por completo dentro de sus fronteras.
De ahí que se presuma que el gobierno esté acumulando reservas áureas en secreto, pues no ha dado a conocer estadísticas actualizadas al respecto.
Del lado del sector privado, la demanda de oro también ha subido hasta el punto en que, según estimaciones, ahora es incluso más alta que la del resto de la producción minera mundial.

La Bolsa de Oro de Shanghai (Shanghai Gold Exchange) tiene el monopolio de entrega física del metal en la China continental, y utiliza a Hong Kong como enlace desde donde importa desde el exterior. Entre ambos puntos, en los primeros ocho meses de este año han entregado alrededor de 1,730 toneladas a manos privadas, que equivalen a un ritmo anualizado de 2,600 toneladas, aproximadamente.
Si la producción minera fuera de territorio chino es de unas 2,260 toneladas, quiere decir que existe un déficit para satisfacer el insaciable apetito de oro del resto de Asia, sobre todo de India, y que de alguna manera ese metal está saliendo de algún lado.
El oro físico, no se puede crear de la nada.
Los ojos por tanto deben voltearse hacia los bancos centrales occidentales, señalados como los principales manipuladores del precio del oro a través de mecanismos como los “préstamos” de oro, que por supuesto, no volverá a sus arcas una vez que se encuentre en manos asiáticas.
Las ventas realizadas por los Fondos Cotizados (ETFs) este año de 670 toneladas a la fecha, y el reciclaje, son por completo insuficientes para cubrir esa enorme y permanente demanda.
No es casual tampoco que las exportaciones de oro del Reino Unido hacia Suiza, el principal refinador del orbe, hayan saltado a 1,016.3 toneladas de enero a agosto de 2013, cuando en 2012 fueron de apenas 85.1 toneladas en el mismo período. La clave está en que ese metal precioso no llega para quedarse por completo, sino para ser a su vez exportado en su mayoría, ya fundido y refinado en nuevas barras más pequeñas, a consumidores en Asia.
Así lo confirman las importaciones netas de Hong Kong desde Suiza, que alcanzan ya las 598 toneladas de oro en lo que va del año. Los números hablan por sí mismos.

 

Por tanto, mientras Occidente sigue obsesionado con denostar al oro, en deprimir sus precios y “estimular” sus economías con gasto público e impresión monetaria, China seguirá acumulando fuerza y preparándose para ese mundo “desamericanizado” al que aspira, y para el cual, no tendrá que soltar ni una sola bomba.
Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."