ESTADO DE CHUECO: BOTÓN DE MUESTRA

Defino al Estado de Derecho como el gobierno de las leyes justas, siendo justas las leyes que reconocen plenamente, definen puntualmente y garantizan jurídicamente los derechos de las personas. Uno de los problemas que enfrentamos en México, y que frena nuestro avance, es que el Estado de Derecho no pasa de ser un Estado de chueco, ya sea porque las leyes son injustas, ya sea porque no se respetan. Botón de muestra lo tenemos en el caso de los futbolistas agresores.

En el artículo 21 del Reglamento de Sanciones de la Federación Mexicana de Futbol, se lee que “son faltas que ameritan sanción y la multa correspondiente, las que a continuación se mencionan y que acontezcan antes, durante y/o después del partido: (…) h) Agredir a un Oficial dentro de la cancha o terreno de juego, pasillos y/o vestidores. 1 a 8 partidos de suspensión y 450 días de salario mínimo (…) i) Escupir a un Oficial de partido. 1 año de suspensión y 450 días de salario mínimo”.

Pablo Aguilar, jugador del América, le dio un cabezazo al árbitro (algo más grave que escupirle) y Enrique Triverio, jugador del Toluca, le dio un manotazo en el pecho al silvante (algo más grave que escupirle), agresiones que, según el Reglamento, ameritan un año de suspensión y la multa de 450 salarios mínimos. Sin embargo, la Comisión Disciplinaria originalmente los castigó con solo 10 partidos de suspensión para Aguilar y ocho para Triverio, castigo que apeló la  Asociación Mexicana de Árbitros, apelación que ganó, por lo que la Comisión cambió el castigo por un año de suspensión y multa de 450 salarios mínimos, lo que debería de haber hecho desde el principio (aceptando que cabezazos y manotazos son faltas más graves que escupitajos), y que no hizo, muestra del Estado de chueco.

Al margen de lo anterior, está la cuestión de si un año de suspensión es el castigo justo por agresiones que supongan contacto físico: escupitajo, cabezazo, manotazo, etc. Usted lector, ¿qué cree?

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

Twitter: @ArturoDammArnal

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."