De guerra de declaraciones a guerra de bombas

La semana pasada les comenté, estimados suscriptores, que una ‘guerra comercial mundial’ se estaba gestando, protagonizada (¡increíble) por Estados Unidos, con varios frentes abiertos contra Rusia, China y Alemania entre otras, naciones que -como potencias que son-, están acercándose más y más entre sí.

Los vacíos de poder que la Unión Americana está dejando se van llenando por esos y otros países, y no precisamente para bien de los estadounidenses: el aislamiento y el proteccionismo a quienes más lastima es a los consumidores del propio país que lleva a cabo esas políticas, y sus áreas de mayor influencia en otras partes del globo, una vez perdidas jamás las podrá recuperar. Un imperio en decadencia que, debemos aclarar, no comenzó su declive oficial con la administración Trump, sino cuando decidió apartarse definitivamente del patrón oro y cerró la ventanilla de cambio de dólares por el metal precioso, en aquel lejano 15 de agosto de 1971.

País que corrompe su moneda y no honra sus compromisos, tiene como destino la ruina el 100 por ciento de las veces.

En fin. El problema mayor es que las guerras comerciales tienden a degenerar en conflictos armados, porque quien recibe el golpe proteccionista no se conforma con poner la otra mejilla, sino que busca siempre responder con más restricciones comerciales al país que pegó primero. De este modo, se cae en una espiral descendente donde los agravios mutuos van empeorando, y tarde o temprano, alguien decide quitarse los guantes y sacar las pistolas y las bombas.

GRATIS: Lea este artículo completo suscribiéndose aquí a mi boletín Top Money Report. Reciba diario además el análisis técnico de los mercados más lucrativos.

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."