INFLACIÓN A LA BAJA

PESOS Y CONTRAPESOS
El INEGI informó que la inflación anual en enero fue 5.55 por ciento. Esto significa que, por primera vez en ocho meses, la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero se ubicó por debajo de los seis puntos porcentuales. La última vez fue en abril del año pasado, mes en el cual la inflación fue 5.82 por ciento. En diciembre alcanzó 6.77.
La buena noticia es que en enero la inflación fue a la baja. La mala que siguió elevada, 1.55 puntos porcentuales por arriba de la máxima aceptable, 4.00 por ciento según las autoridades monetarias, quienes han establecido una meta de inflación (a la cual llaman permanente), del 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, de tal manera que cualquier inflación que oscile entre el 2 y el 4 por ciento está dentro de los límites permitidos, al menos desde el punto de vista de las autoridades monetarias, enfoque por demás cuestionable.




La inflación promedio anual, en lo que va del siglo XXI, del 1 de enero de 2001 al 31 de diciembre de 2017, fue del 4.3 por ciento, por arriba de la máxima aceptable. Por su parte, la inflación acumulada, del 1 de enero del 2001 al 31 de enero del 2018, a lo largo de lo ya transcurrido de este siglo, fue del 104.51 por ciento.
Ante estos resultados debemos hacer, para empezar, dos preguntas. Primera: ¿es correcto que un banco central, en nuestro caso el Banco de México, fije metas de inflación, independientemente de cuáles sean? ¿Es aceptable que se proponga una determinada pérdida en el poder adquisitivo de nuestro dinero o, lo que es lo mismo, en el poder adquisitivo de nuestro trabajo? Segunda: ¿qué tan eficaz ha resultado la política monetaria practicada por el Banco de México para lograr la meta permanente de inflación, que no debe superar 4 por ciento? ¿El aumento en la Tasa de Interés Interbancaria (TII), que es, según las reglas del juego vigentes, la herramienta de la política monetaria, es lo correcto?
Empiezo por la segunda pregunta. Del 17 de diciembre de 2015 al pasado 8 de febrero la TII aumentó de 3.00 a 7.50 por ciento, con la intención de contener el repunte en la inflación. En diciembre de 2015 la inflación anual fue 2.13 por ciento. En enero pasado 5.55. ¿Qué tan eficaz ha resultado la política monetaria para contener la inflación?
Termino con la primera pregunta. La meta de inflación, ¡en el peor de los casos!, debe ser cero. Lo mínimo que debemos exigir de nuestro dinero es que preserve su poder adquisitivo, para que al paso del tiempo, con la misma cantidad, podamos comprar la misma cantidad de los mismos bienes y servicios. En el mejor de los casos lo ideal es que nuestro dinero aumente su poder adquisitivo, para que, al paso del tiempo, con la misma cantidad podamos comprar una mayor cantidad de los mismos bienes y servicios, algo que considero difícil. Un poco de inflación sigue teniendo, para las autoridades monetarias, atractivo. ¡Error!

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."