Inflación: el robo en nuestra cara del que no nos damos cuenta

En esta sección le he explicado que los bancos centrales son cínicos en su afán de perseguir la inflación más alta que puedan –sin que se les ‘salga de las manos’–, porque la gigantesca bola de nieve en que se ha convertido el nivel de deuda global es tal que hace mucho que pasamos el punto de no-retorno: es impagable. Esto aplica, en especial, para la capital del sistema monetario, Estados Unidos (EU), y su dólar, para lo que vale recordar lo artificial que resulta ver una diferencia esencial entre la deuda pública y la privada. Es absurdo porque, en última instancia, quienes pagan las deudas públicas son todos los contribuyentes, como personas o como empresas privadas, que es de quienes se financia mediante el robo legal llamado ‘impuestos’.

Así que más vale ver la deuda como un todo, para el que es imposible crecer al infinito, pues por más que se patee la bomba para más adelante, tarde o temprano llega la molesta hora de pagar. Cuando los acreedores se cansan de ser sacrificados, exigen sus pagos y el castillo de naipes colapsa con efecto dominó.

Desde luego, corromper la moneda y destruir su valor mediante la inflación es la forma favorita de los bancos centrales para deshacerse del endeudamiento, porque la gente ya ni siquiera lo ve mal, dado que se ha acostumbrado a la imparable alza de precios durante generaciones. Esa nueva ‘normalidad’ constituye, en realidad, una gran anomalía.

GRATIS: Lea este artículo completo suscribiéndose aquí a mi boletín Top Money Report. Reciba diario además el análisis técnico de los mercados más lucrativos.

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."