CARLOS SLIM, ¿DESBANCADO POR UNA MUJER QUE VENDE CARBÓN?

El  magnate Carlos Slim, bien se sabe, es considerado por la revista Forbes como el hombre más rico del mundo, con una fortuna estimada a marzo de 2011 de 74 mil millones de dólares (mdd). Su fuerte, por supuesto, es el área de las telecomunicaciones en las que destaca con una de las empresas más importantes del ramo a nivel internacional: América Móvil. Este año incluso se alejó más de dos viejos conocidos que quedaron en segundo y tercer lugar, Bill Gates (Microsoft) y Warren Buffet (Berkshire Hathaway), con “solo” 56 y 50 mil mdd respectivamente.

Esta semana, sin embargo, una noticia llamó la atención: la empresaria australiana más acaudalada –que este año figuró en la posición 100 de la referida lista con una riqueza de 9 mil mdd, podría desbancar con facilidad al mismo Slim en unos cuantos años. Su nombre, Georgina Rinehart; su área, la minería; principales productos: carbón, mineral de hierro y cobre; su fortuna potencial, 100 mil millones de dólares.
Pero, ¿cómo es que una vendedora de carbón podrá superar tan rápido a los líderes en telecomunicaciones, software y finanzas? La respuesta tiene múltiples aristas. No obstante, la razón fundamental para este salto, es que nos encontramos en medio de uno de los más largos y poderosos mercados alcistas (“bull market”) en materias primas (commodities) de que se tenga registro. Uno, que sin duda será un hito en la historia universal, y que será el resorte que catapulte a Rinehart por encima de todos.
No podría entenderse de otro modo. Recientes análisis y proyecciones revelan que tres de sus proyectos mineros, se encuentran en el “Top 10” de los de mayor potencial de desarrollo en todo el orbe, con miras a iniciar la producción hacia 2013. La australiana propietaria de Hancock Prospecting Pty Ltd., ha visto realizar así el sueño de todo emprendedor: que sus productos suban de precio de forma acelerada, y que a pesar de ello su demanda siga en aumento. Una vez en operación, sus minas dispararían su capital a los niveles mencionados, pues su principal cliente, el colosal “dragón” chino, se ha vuelto un consumidor insaciable no solo de hierro, cobre y carbón, sino de todo recurso natural que se le ponga enfrente.
Por eso, a pesar de encontrarnos también en el ojo del huracán de la más severa crisis desde la Gran Depresión del ‘29, la realidad es que las malas noticias no afectan a todos. Lo que para unos es el relato de su perdición, para otros lo es de su auge. Así pues, en un futuro muy próximo serán los empresarios mineros, agrícolas y petroleros los que se estarán llevando los titulares de los diarios más importantes, las portadas de las revistas más influyentes y los que más vean multiplicar su número en las listas de millonarios de Forbes.
Todos ellos tienen algo en común, y que los diferencia de otras industrias: sus mercancías son indispensables y, como todo “bull market”, también habrán de terminar algún día en una fase de euforia, tras la cual sus precios comenzarán a bajar, fase que por cierto aún no hemos visto. La “burbuja” en materias primas, es un mito.
En este entendido, debemos tener claro que la reciente fase de corrección en que las commodities han entrado desde de abril, no es más que una etapa normal de consolidación tras la cual sus precios volverán a retomar la subida. Eso sí, ésta podría durar varios meses más, por lo que debemos estar atentos a las buenas oportunidades de compra.
Si bien es un hecho que no todos vamos a volar a la misma altura que Slim y Rinehart, también lo es que podemos tomar posiciones lucrativas en la gran ola de las commodities. Después de todo, la alternativa de quedarse  siempre en activos de papel, no parece ser la mejor en un clima de sobreendeudamiento, rescates financieros e impresión monetaria que, podemos estar seguros, continuarán hasta cavar, en definitiva, su propia tumba.
Twitter: @memobarba
Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."