“Dinero infinito” para empeorar la crisis

La semana pasada, el banco central más importante del mundo – la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos-, anunció el inicio inmediato de compras de Fondos Cotizados (ETFs, por sus siglas en inglés) que poseen bonos corporativos.

La Fed puede hacer esto y más por el (ilegítimo) privilegio que tiene de crear dinero “de la nada” (en realidad, de la deuda) para “salvar” la economía. Recordemos que a diferencia de otras autoridades monetarias la Fed tiene el mandato dual de la estabilidad de precios y maximizar el empleo.

Esta es la excusa perfecta para abusar de su poder de creación monetaria, para lo cual manipula los precios más importantes en la economía – las tasas de interés- a través de operaciones de compra y venta masivas en el mercado de bonos.




Desde luego, la justificación parece impecable: “estamos salvando la economía de la debacle, inyectando la liquidez necesaria por medio de oleadas infinitas de dólares”.

Esta estrategia de compra de ETFs de deuda corporativa, se inscribe en la vieja receta de siempre: “cuando una burbuja de deuda y crédito explote, inflemos otra inyectando más liquidez, deuda y crédito, aunque la burbuja que explotará después sea todavía más grande”.

En los hechos, que la Fed esté rescatando a empresas comprando su deuda corporativa a través de ETFs, encierra un gran riesgo moral, pues las empresas ahora saben que pueden ser menos responsables en sus emisiones crediticias, pues cada vez que se enfrenten a situaciones inesperadas como un gran desplome económico – en este caso a consecuencia de la pandemia de Covid-19 y el confinamiento-, serán salvadas.

El problema pues, no es la emisión de deuda per se. Estamos hablando de un mercado de decenas de millones de millones de dólares (trillions, en inglés) que debería ser como cualquier otro, en el que las malas o irresponsables empresas que quiebran desaparecen, los acreedores toman los activos que deja la compañía, y las compañías exitosas triunfan.

El tema es que el “salvamento” de la Fed no es otra cosa que una artera manipulación de los mercados, de los que toma “dinero bueno” para ayudar a empresas sobreendeudadas que, si no pueden sostenerse por sí mismas, deberían desaparecer.

Desde luego, el sofisma es que si no se salvara a esas compañías se desencadenaría una serie de quiebras que agravaría la situación de emergencia económica al punto de una nueva Gran Depresión.

Pero esa nueva depresión va a llegar de cualquier manera, es más, ¡ya está aquí!

A causa del pésimo manejo económico de la crisis a nivel global, que detuvo de tajo la mayoría de actividades consideradas por los políticos como “no esenciales”, los problemas de liquidez de las empresas se convertirán pronto en insolvencia.

Dicho de otro modo: la reacción en cadena de quiebras corporativas por incumplimiento del pago de deudas, no es algo que ningún banco central pueda evitar, e intentarlo creando dinero “de la nada” sólo condena a la mayoría de las personas a la pérdida de valor de su dinero, y en consecuencia, habrá nuevos cientos de millones de seres humanos en todo el planeta que serán injustamente lanzados a la miseria.

A propósito, en México el Coneval calcula que los pobres extremos por ingresos aumentarán hasta en 10.7 millones de mexicanos. Se quedarán cortos.

La Fed planea gastar 750 mil millones de dólares inicialmente, pero puede apostar a que su compras finales rebasarán por mucho esa cantidad, en cifras que se miden en millones de millones de dólares.




Reitero: estos estímulos vía ETFs son sólo una rama más dentro de un plan mucho mayor de la Fed de inyección monetaria, que incluye compra de bonos gubernamentales, líneas “swap” con otros bancos centrales – incluido Banxico-, y depresión artificial de tasas de interés.

Ante un nuevo ‘tsunami’ de liquidez por parte de la Fed, hay pocas defensas. De ellas, el oro se erige como el gran escudo de protección contra esa creación infinita de dinero y contra la inevitable cadena de quiebras que vendrán tras la crisis del Covid-19.

A diferencia de cualquier otro activo, cuando se tiene en propia mano el oro da poder de compra sin riesgo de incumplimiento. El oro empodera dando liquidez y estabilidad inquebrantables.

El oro pues, debe tener la proporción preponderante en cualquier cartera de inversión. Si aún no lo tiene, debería adquirirlo pronto. El tiempo corre.

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."