EDUCACIÓN Y CAPITAL HUMANO

PESOS Y CONTRAPESOS
Capital es todo aquello que necesitamos los seres humanos para producir, desde instalaciones, maquinaria y equipo, capital físico, hasta conocimientos, habilidades y actitudes, capital humano, capitales que son complementarios: las instalaciones, la maquinaria y el equipo, sin alguien con los conocimientos, habilidades y actitudes para poder aprovecharlos no sirven, de la misma manera que los conocimientos, habilidades y actitudes, sin las instalaciones, la maquinaria y el equipo sobre los que ejercerlos, tampoco sirven.
El capital humano (conocimientos, habilidades y actitudes), se forma sobre tres pilares: alimentación, atención médica, y educación y capacitación, que pueden ser formales o informales, sin olvidar que la mejor capacitación y educación laboral es el trabajo mismo.
Si por inversión directa entendemos todo gasto destinado a mejorar las capacidades productoras y productivas (que no son las mismas, por más que estén relacionadas), de una economía, puede invertirse en investigación científica y desarrollo tecnológico; en instalaciones, maquinaria y equipo; en infraestructura de comunicaciones y trasportes; en educación y capacitación, es decir, en capital humano, del que surgen la investigación científica y desarrollo tecnológico; las instalaciones, maquinaria y equipo; la infraestructura de comunicaciones y trasportes y, lo más importante, su mejora y multiplicación. De todos los capitales posibles el más importante es el humano, y es por eso que resulta preocupante lo que, en materia de la educación escolarizada, que no es la única pero sí importante, está sucediendo en México consecuencia del Efecto Covid-19.
Según la Encuesta para la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación 2020, del INEGI, para el ciclo escolar 2020-2021 5.2 millones de alumnos, de entre 3 y 29 años, desertaron de la escuela, de la educación formal. 2.3 millones por causas directamente relacionadas con la pandemia: porque consideran la educación a distancia poco funcional (26.6 por ciento), porque los padres perdieron su empleo (25.3 por ciento), porque no cuentan con los dispositivos electrónicos e Internet para tomar clases virtuales (21.9 por ciento), y 2.9 millones más no ingresaron por falta de recursos (26.2 por ciento), por causas no directamente relacionadas con la pandemia.
El que hayan desertado de la educación formal no quiere decir que, necesariamente, hayan desertado de todo tipo de educación, ya que existe la educación informal (poco valorada en una época que pone demasiado énfasis en los certificados, diplomas y títulos), y la capacitación laboral (que es muy eficaz). De los 5.2 millones de niños y jóvenes que desertaron de la educación formal, ¿cuántos recurrirán a la educación informal y/o a la capacitación laboral?

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."