El “pecado” de la espera en las inversiones

Lea el artículo anterior. El espejismo de la caída del oro

Lo dijimos en nuestro canal privado de Telegram exclusivo para suscriptores, y se lo volvemos a decir aquí: cuando la irracionalidad de las emociones se apodera de los mercados financieros, la mejor “vacuna” es actuar de la manera más racional posible apenados a una estrategia basada en fundamentos sólidos.

Dichos fundamentos derivan del análisis de la oferta y demanda presente y de las probabilidades futuras, que nos llevan a conclusiones sobre el valor que debería tener tal o cual activo en el futuro.

Por supuesto, la complejidad de este análisis está en que las condiciones de los mercados son permanentemente cambiantes en el corto plazo, lo que nos puede hacer perder de vista el panorama fundamental de mediano y largo plazos.

Las buenas y malas noticias de corto plazo que disparan la volatilidad, están sujetas a circunstancias imposibles de prever. El mejor ejemplo actual de esto es la crisis financiera global desatada por el coronavirus: nadie podía saber de antemano que justo en 2020 llegaría esta pandemia, ni que causaría un (irracional) miedo global que tumbaría todo.

De aquí en adelante son dos los escenarios más probables. El primero: que por cualquier causa el temor colectivo se reduzca significativamente o de plano desaparezca durante el segundo trimestre de este año; el segundo: que la histeria se mantenga o empeore en ese período adelantando una recesión global para finales de 2020.

De los dos, somos de la opinión de que todavía el escenario más probable es el primero, pero no podemos descartar de plano el segundo.

Si es este último el que se materializa, puede apostar a que “el colapso de todo” va a continuar, incluyendo activos reserva de valor real como el oro y la plata, y aparentes como el dólar, otras divisas “fuertes” y bitcoin.




Esto puede llevar (y por desgracia seguirá llevando) a la mayoría de los inversores a caer en el “pecado” de la espera.

Ese mal es otra forma de ver la “parálisis del inversionista” que hemos abordado en Top Money Report, que ocurre cuando aquel que sabe en qué debe invertir, no hace nada porque no se siente seguro de que está tomando la decisión correcta. Esa persona espera un imposible: que alguien le garantice que una inversión es “libre de riesgo”, “100 por ciento segura” para entrar y ganar en grande.

Por cierto, esa es la causa de que millones de personas caigan cada año en viejas estafas que prometen altos rendimientos sin esfuerzo, sin riesgo, pero que siempre terminan mal. Aquel que engaña, siempre encuentra a alguien que se deja engañar, diría un clásico.

Pero regresando al “pecado” de la espera en las inversiones, esta se da cuando alguna circunstancia deseada y altamente esperada se presenta -como un desplome bursátil o la burbuja de precios en algún instrumento-, pero el inversor prefiere esperar un mejor momento para comprar o vender.




Es entendible que todos queramos vender en el “pico” de una burbuja y comprar en el piso de un desplome, pero siendo realistas las probabilidades de que uno sea ese “elegido” que vende en el máximo histórico y compra en el mínimo, son casi nulas.

¿La lección? ¡No espere! La estrategia racional que le recomendamos de compras periódicas, continuas y disciplinadas, le permite adquirir instrumentos en valor a un precio conveniente más allá de la volatilidad: si los precios suben estará feliz de haber comenzado antes; si los precios bajan seguirá reduciendo el precio promedio de compra de sus inversiones.

Eso es mucho más sensato que tratar de jugar a la lotería queriendo ser el suertudo que alguna vez compró en el piso y vendió en el máximo. No pasará.

Momentos como el actual nos deben servir de enseñanza, sobre todo, para aquellos compañeros suscriptores que después de tanto esperar la oportunidad de entrada en el bitcoin, el oro, los índices bursátiles estadounidenses o en el oro, se sientan a esperar “a que bajen más” para comprar. Esos mismos nos escriben preocupados más tarde preguntando si “ya es hora de comprar”, una vez que ha ocurrido un rebote.

Grábese la regla de oro: se gana comprando barato y vendiendo caro, no al revés.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."