EL RECTOR QUE NECESITA LA UNAM

Lpazos
Luis Pazos

Los últimos rectores de la UNAM han evitado confrontarse con minorías de activistas que buscan cualquier bandera para alborotar e iniciar movimientos de huelga. Es por ello que no desalojaron a los radicales que en la Facultad de Filosofía se apoderaron de un auditorio desde hace años, al que convirtieron en dormitorio, bodega y en otras cosas, sin que rectoría hiciera algo por terminar con esa situación. Tampoco reaccionaron debidamente ante la toma de rectoría por unos cuantos radicales que destruyeron papeles, mobiliario y defecaron en la oficina del rector.

Uno de los problemas que impide a la UNAM ser verdaderamente nacional y la mejor, es que quienes ingresan no son los mejores estudiantes del país. No hay una selección mediante una evaluación a la mayoría de sus nuevos alumnos, que entran con “pase automático” por haber estudiado en las prepas de la UNAM en la Ciudad de México. Las autoridades de la UNAM tienen miedo de enfrenar esa gran falla e implantar una evaluación pareja a todos.

Los rectores de la UNAM no quieren correr la misma suerte que la rectora del Politécnico, quien denunció a un reducido número de radicales que armaron una huelga, pero no tuvo el apoyo del gobierno para meterlos al orden. La dejaron sola con un paro que costó millones e hizo perder un semestre a los verdaderos estudiantes del Politécnico.

Para evitar situaciones parecidas los rectores de la UNAM prefieren nadar de a muertito y dedicarse a asistir a eventos sociales, recibir reconocimientos y hacer declaraciones de lo que pasa en el país, sin mejorar la calidad y meter orden dentro de la universidad. La UNAM cuesta mucho dinero a los contribuyentes, no es gratuita. Si dividimos su presupuesto entre el número de egresados titulados, salen más caros a los contribuyentes que los egresados de universidades particulares.

Realicé estudios doctorales en la UNAM e impartí clases por casi dos décadas, tuve muy buenos maestros y alumnos; sin embargo, la ausencia de una autoridad que meta al orden a minorías de activistas, radicales y vagos, y obligue a presentar examen de admisión a todo aspirante a ingresar, hace muy difícil elevar su calidad y prestigio. Lo que la UNAM necesita no es más presupuesto o alumnos, sino elevar su calidad. Ojalá el nuevo Rector, Dr. Graue Wiechers, quiera más a la UNAM que a su puesto y le entre al toro, no solo le saque la vuelta.

Twitter: @luispazos1

Mail: lpazos@prodigy.net.mx

Profesor de Economía Política

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."