EMPOBRECIMIENTO

PESOS Y CONTRAPESOS

La pobreza es la condición original del ser humano en este planeta. Escribo original, y no natural, porque si hubiera sido natural, dado que la naturaleza impone límites infranqueables, no la podríamos haber superado y, si de algo hemos sido capaces los seres humanos, es de superar la pobreza, tanto por el lado de la producción, oferta y venta de bienes y servicios (una de las caras de la moneda), como por el de la demanda, compra y consumo de los mismos (la otra cara), tanto para ricos como para pobres, pobres que hoy, en términos de su disposición de bienes y servicios, son menos pobres que hace décadas, no digamos siglos.
La historia de la humanidad puede estudiarse como el avance desde la pobreza (menor disponibilidad de malos satisfactores) hacia la riqueza (mayor disponibilidad de mejores satisfactores), como un proceso de enriquecimiento que no siempre ha sido ni general ni sostenido, pero que en el largo plazo sí está siendo universal y continuado.




Hay momentos, como el actual, en el que el proceso general y sostenido hacia el enriquecimiento, hacia la posibilidad de disponer de más, mejores y más variados bienes y servicios, se interrumpe, generándose épocas de empobrecimiento, que pueden ser leves y cortas, o largas y graves, teniendo una de dos causas. Primera: acontecimientos como terremotos, inundaciones, incendios, enfermedades (como el caso del coronavirus), sucesos que no son, el menos no de manera directa, efecto de la conducta humana. Segunda: malas políticas económicas que generan, o estancamiento (no crecen, ni la producción de bienes y servicios, ni la creación de empleos, ni la generación de ingresos), o inflación (pérdida en el poder adquisitivo del dinero), o estancamiento con inflación.




El empobrecimiento por la primera causa es, hasta cierto punto, impredecible e inevitable (lo estamos viendo con el coronavirus). En el caso del empobrecimiento por la segunda causa la historia económica muestra lo que no se debe hacer, y la teoría económica explica por qué no se debe hacer. Sin embargo una y otra vez se hace, desde Cuba hasta Venezuela, y más recientemente México, que padecerá empobrecimiento, una menor disposición de cantidad, calidad y variedad de bienes y servicios, que se traducirá en menor bienestar para muchas familias, bienestar que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios a su disposición.
En México, hoy, la primera causa de empobrecimiento es la enfermedad y el aislamiento que provoca (reducción de la demanda agregada). La segunda es AMLO, la desconfianza que genera entre los empresarios, y la consecuente caída en la inversión directa (reducción de la oferta agregada). Posible resultado: recesión con deflación (de la mala).
E-mail: arturodamm@prodogy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."