ESCASEZ DE MEDICINAS EN HOSPITALES PÚBLICOS

Es injusto afirmar que la escasez de medicinas en el sector salud del gobierno se inició con López Obrador, pero sí se agravó. La posición de los funcionarios va desde negar que hay escasez de medicinas e instrumental médico, hasta culpar a directores y personal de los hospitales por la falta de esos insumos básicos. Hay robo hormiga de instrumental por personal en algunos hospitales, que ha existido por años, pero actualmente el problema es que no llegan muchas medicinas porque supuestamente no hay presupuesto para comprarlas.
Otros culpan al desorden administrativo en la asignación de presupuestos para la compra de medicinas. La razón que dan los responsables es que los anteriores proveedores vendían a sobreprecios, lo que puede ser cierto, pero “el remedio resultó peor que la enfermedad”. Como alternativa el gobierno propuso la concentración de todas las compras en una sola dependencia federal, pero entre son peras o manzanas muchos enfermos se quedaron sin medicinas. El gobierno se ha dedicado a evadir su responsabilidad más que a encontrar soluciones.
Un hecho que causó enojo en la comunidad médica es el despido arbitrario del director del Instituto de Neurología, investigador, reconocido a nivel internacional por sus aportaciones a la cura de enfermedades neurológicas. Lo acusaron de generar la escasez de la que en realidad es víctima. La causa real de su despido fue su oposición a las condiciones que pretende imponer el gobierno al Instituto y su denuncia de la falta de recursos para comprar medicinas e instrumental.
Ese despido causó malestar en la comunidad médica. Ya circula en redes sociales un llamado a un paro de doctores al que titularon “un día sin médicos”.
Hasta ahora los altos funcionarios del gobierno federal más que resolver el problema de la escasez lo han agravado, al considerar enemigos del régimen a quien difiere o cuestiona alguna de sus decisiones.
Esa posición, además de generar descontento en la comunidad médica, lo crea en miles de pacientes de los hospitales, a quienes no les entregan las medicinas que necesitan por falta de dinero, mientras el gobierno destina innecesariamente cientos de millones en la construcción de un aeropuerto en Santa Lucía, que de haber permitido que los empresarios privados terminaran el de Texcoco, se hubieran utilizado esos recursos fiscales en la compra de medicinas en el sector salud.
Twitter: @luispazos1
Mail: lpazox@prodigy.net.mx
Profesor en Economía Política

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."