GASTANDO MAL

PESOS Y CONTRAPESOS
Una y otra vez escuchamos, sobre todo en boca de políticos y demás gubernamentólatras (gubernamentólatra: dícese de aquel que idolatra al gobierno), que en México el gobierno recauda poco, sobre todo si nos comparamos con los otros países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la OCDE. En México la recaudación de impuestos no llega al 20 por ciento del PIB, del ingreso generado en la economía, mientras que el promedio de la OCDE es del 35, lo cual, efectivamente, nos ubica, ¡afortunadamente!, como un país de baja recaudación, algo que muchos consideran un defecto que debe corregirse, como si de un mayor gasto gubernamental dependiera un mayor progreso económico, un mayor bienestar de la gente.




¿Por qué escribo “afortunadamente”? Porque si se reconoce que, en comparación con los otros países de la OCDE, en México se recauda menos, entonces la petición, comenzando por la de los políticos, que son quienes gastan ese dinero, beneficiándose electoralmente de dicho gasto, será a favor de una mayor recaudación, a favor de que se ponga más dinero en manos del gobierno y menos en las de los ciudadanos, lo cual, mientras no se revise a fondo en qué, cuánto y cómo gasta el gobierno, dado que gasta en lo que no debe, razón por la cual gasta de más, y en muchos casos de mala manera (por ejemplo: subsidiando la oferta de algunos servicios y no su demanda), sería tanto como “meterle dinero bueno al malo”, algo que debe evitarse.

Un buen ejemplo de la mala manera que tiene el gobierno de gastar el dinero que, por la vía de los impuestos, saca del bolsillo de los ciudadanos, es la publicación de 8.5 millones, ¡sí: 8.5 millones!, de ejemplares de la Cartilla Moral de Alfonso Reyes, que llevó a cabo el Fondo de Cultura Económica, según lo apunta AMLO en su libro Hacia una Economía Mora. Lo cito: “Asimismo, se reimprimieron 8 500 000 ejemplares de la Cartilla moral, escrita por Alfonso Reyes.” Va de nuevo: ¡8.5 millones!




¿Qué es lo que pretende hacer el gobierno con todos esos ejemplares de la Cartilla Moral? Regalarlos para moralizar de los mexicanos, por lo cual nos está obligando a los contribuyentes, a regalar indirectamente, por su intermediación, un libro que, libremente, tal vez no estaríamos dispuestos a regalar. Y la pregunta más importante: ¿cuántos, de quienes ya recibieron regalada la mentada cartilla, ya la leyeron o la van a leer porque, si esto último no se consigue, todo lo demás resultó inútil?

La edición de 8.5 millones de ejemplares de la Cartilla Moral de Alfonso Reyes, supuso echarle dinero bueno al malo, muestra, ¡una entre muchas!, de cómo el gobierno malgasta el dinero extraído bajo coacción (por ello se llaman impuestos) del bolsillo de los ciudadanos. ¿Se vale?

E-mail: arturodamm
Twitter: ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."