IMPUESTOS, LA JUSTIFICACIÓN MORAL

PESOS Y CONTRAPESOS

Si no se crean nuevos impuestos, ni se aumentan las tasas de los que ya se cobran, pero se pretende elevar la recaudación, no hay más que tres maneras de hacerlo: o se elimina la evasión (quienes no pagan lo que, conforme a la ley, deberían pagar); o se elimina la elusión (quienes, aprovechado las oportunidades que ley les da, pagan menos de lo que podrían); o se les empieza a cobrar impuestos a quienes, por las razones que sean, no se les cobraba.
En la miscelánea fiscal 2020 el Ejecutivo no propone nuevos impuestos, pero sí elevar algunos de los que ya se cobran (el caso del impuesto a las ganancias por intereses) y empezar a cobrarle a quienes no se les ha cobrado (el caso de quienes se dedican a las ventas por catálogo). Habrá que ver qué dispone el Legislativo, pero, disponga lo que disponga, ello será ley. Legalmente el gobierno tendrá el derecho de cobrar esos impuestos y el contribuyente la obligación, también legal, de pagarlos, por lo que, de no hacerlo, se hace acreedor a una sanción.




En el tema de los impuestos, antes que lo legal, importa lo moral, ya que una cosa es que la ley faculte al gobierno a recaudar impuestos y otra muy distinta que tenga la autoridad moral para hacerlo, misma que adquiere si realiza, honesta y eficazmente, sus tareas, entre las cuales hay dos irrenunciables: las relacionadas con la seguridad y la justicia, tareas que, en el caso del gobierno mexicano, dejan mucho que desear.
Hay que tener claro que cobrar impuestos implica que el gobierno obliga al contribuyente a entregarle parte del producto de su trabajo, lo cual, si aceptamos que la persona tiene el derecho al producto integro de su trabajo, debe encontrar la justificación correcta, que no puede ser otra más que la realización, honesta y eficaz, de esas dos tareas irrenunciables del gobierno: garantizar la seguridad de los ciudadanos y, de fallar, impartirle justicia. Allí donde el gobierno realiza estas dos tareas con honestidad y eficacia hay Estado de Derecho. Allí donde no lo que hay es Estado de chueco. En México, ¿el Estado es de Derecho o de chueco?




Qué autoridad moral tiene un gobierno cuya cabeza, que en este caso es AMLO, frente al grave problema de delincuencia (desde la inseguridad hasta la impunidad) que padecen muchos mexicanos, al referirse al tema dice: “Les estamos llamando (a los delincuentes) a que le bajen, a que se porten bien. Al carajo la delincuencia, fuchi, guácala”, sin olvidar el llamado para que los delincuentes, antes de delinquir, piensen en sus madrecitas. Qué autoridad moral tiene un gobierno así para exigirle a los ciudadanos que le entreguen parte del producto de su trabajo, si ese gobierno es incapaz, en más casos de los que serían aceptables, de garantizarles la vida, la libertad y la propiedad.
E-mail: arturodamm@prodigy.ner.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."