LA CORRUPCIÓN EMPRESARIAL: LA OTRA CARA DE LA MONEDA

margarito
Ricardo Homs

La corrupción tiene dos rostros: el que recibe y se compromete a hacer un favor indebido y como contraparte quien paga por obtener el favor y por tanto corrompe.

En el primer supuesto está el funcionario público, hoy cuestionado en todos los casos de corrupción. En el segundo generalmente hay un empresario que es su contraparte.

El sector empresarial, sin embargo, se ha negado a quedar sujeto a los controles que se pretenden instrumentar para los proveedores de gobierno y ha asumido una actitud que supone es “digna”, pero que en realidad parece tener un alto componente de cinismo por un lado e impunidad por otro.

Detrás de los grandes escándalos de corrupción siempre ha estado “embarrado” un empresario que ha quedado como “corruptor”. La lista es larga.

El compromiso de actuar con ética también debe ejercitarse desde el sector empresarial.

Por supuesto que son más los empresarios honestos, que pagan sus impuestos, generan empleos y actúan con responsabilidad social. Ser empresario representa una vocación y aceptación del riesgo.

Pero también debemos reconocer que hay una élite oportunista que está a la caza de oportunidades de hacer negocios “oscuros”, capitalizando sus relaciones políticas y el manejo de información privilegiada. Son los que inflan los presupuestos y generan sobreprecios para las obras públicas. Desde los que obtienen obra pública regalando casas, coches y yates, hasta los que se unen para entrar a licitaciones amañadas y con sobreprecio, como aquella historia de los laboratorios farmacéuticos que se ponían de acuerdo entre ellos y después con los encargados de compras del sector salud para surtir medicinas.

Es a ellos a los que debemos poner en el banquillo de los acusados, junto a los funcionarios públicos corruptos.

Es más, ha surgido una nueva categoría empresarial, que ha migrado del ámbito de la política al sector empresarial. Luego se convierten en importantes empresarios, pero con capital obtenido en el ámbito de la corrupción.

Por ello es necesario autocrítica en el sector empresarial.

Seguramente en el ámbito de los auténticos empresarios, los que construyeron un patrimonio importante con base a sacrificios y riesgos, está un segmento de los mexicanos que tienen la mira puesta en el futuro de México, pensando en que si gobierno y empresarios actuamos con responsabilidad, a nuestro patrimonio y al país les irá muy bien.

En el México de hoy hay más visión de futuro en el sector empresarial que en el gobierno, que piensa sólo en cubrir su periodo administrativo.

Es necesario que el auténtico sector empresarial se deslinde de los empresarios oportunistas y de coyuntura, pues de otro modo carecerá de autoridad moral para señalar actos de corrupción.

El empresariado no tiene legitimidad para exigir los controles a los funcionarios públicos sin estar dispuestos a someterse a ellos. Es cuestión de congruencia moral.

E-mail: ricardo.homs@usa.net

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."