LA REBELIÓN

PESOS Y CONTRAPESOS
El gobierno no debe rescatar empresas, siempre y cuando la quiebra sea consecuencia de una mala administración, que dé como resultado que la empresa ya no sirve al consumidor como el consumidor quiere ser servido, por lo que éste ya no está dispuesto a financiar, pagando el precio, la producción del bien o servicio del que se trate. Si en tal caso el gobierno rescata a la empresa lo que hace es obligar al contribuyente (el dinero para el rescate sale de los impuestos) a subsidiar la producción de un satisfactor que, como consumidor, pagando su precio, ya no está dispuesto a financiar, lo que es económicamente ineficaz y éticamente injusto.
¿Qué debería suceder si una empresa quiebra, no por obra y gracia de una mala administración, sino como consecuencia de que, por las razones que sean, el gobierno prohíbe su operación (producción, oferta y venta de bienes y servicios)? En ese caso el gobierno debería, durante el tiempo que dure la prohibición, ayudarla, lo cual puede hacer de tres maneras: i) no quitándole (no cobrándole impuestos); ii) dándole (subsidiándola); iii) no quitándole y dándole. Para compensar los menores impuestos y/o los mayores subsidios el gobierno debería recurrir a deuda externa.
Si el gobierno les prohíbe operar a ciertas empresas, partiendo de la distinción arbitraria entre actividades económicas esenciales, permitidas, y no esenciales, prohibidas, y distinguiendo, también arbitrariamente, entre el sector formal, al que le prohíbe operar, y el informal, al que le permite seguir operando, sin otorgarles ningún tipo de ayuda a las que no deben operar, ¿tienen estas, sobre todo si están a punto de la quiebra, la obligación ética de obedecer la prohibición, independientemente de cuál sea el fin de la misma, como puede ser el intento de disminuir el número de contagiados, enfermos y muertos producto de una crisis sanitaria? No.
Y esa prohibición, dado que en el Art. 5 constitucional leemos que “a ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos”, ¿no resulta inconstitucional? El intento de disminuir el número de contagiados, enfermos y muertos producto de la pandemia, ¿es la excepción que confirma la regla?
Si usted, lector, se encontrara en esa situación, y su empresa estuviera a punto de quebrar, ¿se quedaría con los brazos cruzados o se rebelaría contra una prohibición injusta, tal y como ya lo están haciendo los restauranteros?
El gobierno no debe rescatar empresas de la quiebra cuando ésta es resultado de una mala administración. Pero sí debe hacerlo cuando es el resultado de una prohibición para operar, independientemente de cuál sea la intención de la prohibición. Si no lo hace, ¿qué les queda a los empresarios? Rebelarse.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."