NACIONALISMO ECONÓMICO

PESOS Y CONTRAPESOS
Cito, de su texto Lo que se ve y lo que no se ve, a Federico Bastiat: “En el ámbito económico, un acto, un hábito, una institución, una ley, no producen sólo un efecto, sino una serie de efectos. De estos únicamente el primero es inmediato y dado que se manifiesta a la vez que su causa, lo vemos. Los demás, como se desencadenan sucesivamente, no los vemos, bastante habrá con preverlos”.
Lo anterior viene a cuento porque hace unos días, vía su cuenta de Twitter, Ricardo Muñoz Zurita apuntó: “Me parece ridículo e inmoral estar tomando café importado, siendo México un productor de café, chiapas (sic), Oaxaca y veracruz (sic) son solo ejemplos. Pero nos encanta importar para pagar el sobre precio y hacer rico a otro país. El café mexicano es excelente”, apunte que da para hacer, entre otras muchas, la crítica al nacionalismo económico, que entre líneas defiende Muñoz Zurita, nacionalismo económico que parte de la creencia de que lo correcto es consumir lo hecho en el país, ¡por haber sido hecho en el país!, con la ventaja, en el caso del café, ¡siempre según el gusto de Muñoz Zurita!, de que el mismo es excelente.




Por falta de espacio, nada más tres aclaraciones.
I) El valor de las mercancías (cualquier bien o servicio producido con la intención de venderlo) es subjetivo, dependiente de las necesidades y gustos del consumidor, nunca objetivo, dependiente de las cualidades del bien o servicio del que se trate. Esto lo expresa claramente el dicho popular: “En gustos se rompen géneros”. El café mexicano es excelente para Muños Zurita y puede no serlo para mí.
II) Se debe consumir aquello que, satisfaciendo adecuadamente necesidades (por ejemplo: comer) y gustos (por ejemplo: tacos al pastor), se nos ofrezca con la trilogía de la competitividad, a menor precio, y/o con mayor calidad, y/o con mejor servicio, independientemente de dónde se produjo, en el país o en el extranjero, trilogía de la competitividad que es condición necesaria para minimizar la escasez y aumentar el bienestar.




III) Si la riqueza consiste en los bienes y servicios con los que satisfacemos nuestras necesidades y gustos, al importar café importamos riqueza, volviéndonos nosotros más ricos, capaces de satisfacer mejor nuestras necesidades y gustos de café. Nosotros (compradores/importadores) recibimos riqueza. Ellos (exportadores/vendedores) dinero, que es el medio de intercambio de la riqueza, pero no riqueza.
Supongamos que, inspirado por Muñoz Zurita, el gobierno prohíbe importar café. ¿Cuáles serían, en términos de Bastiat, los efectos que ello generaría? ¿Quiénes ganarían en el corto plazo y quienes perderían en el largo? La ganancia de los primeros (productores nacionales de café), ¿justificaría la pérdida de los segundos (consumidores nacionales de café)?
E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."