OCTUBRE, ANTES Y DESPUÉS

PESOS Y CONTRAPESOS
En la historia reciente de la economía mexicana hay un antes y un después del 29 de octubre de 2018, fecha en la cual AMLO cometió el que, sin duda, es hasta hoy su más grave error en materia de economía: la cancelación de la construcción del NAICM en Texcoco, error que tuvo dos consecuencias graves. Primera: privar, no solo a la Ciudad de México, sino al país, de una obra de infraestructura indispensable para apoyar la producción de bienes y servicios, la creación de empleos y la generación de ingresos. Segunda: afectar, de manera considerable, la confianza de los empresarios, tanto nacionales como extranjeros, para invertir directamente en el país, inversiones directas (ID) de las que depende la producción de satisfactores, la creación de empleos y la generación de ingresos. En otras palabras, el progreso económico.
Ese error, por sí mismo, no ha generado inestabilidad, pero sí ha ocasionado una pérdida de dinamismo, calculado, para empezar, por la producción de bienes y servicios, que es la variable con la que se mide el crecimiento de la economía. El antes y después de octubre es claro.
Entre abril y septiembre de 2018, durante los seis meses anteriores a octubre, el crecimiento promedio mensual de la actividad económica, medido de manera anual, según el Indicador Global de la Actividad Económica, fue 2.17 por ciento, resultado mediocre que podemos calificar como normal para la economía mexicana. Entre noviembre de 2018 y abril de 2019, a lo largo de los seis meses posteriores a octubre, medido de manera anual, el crecimiento promedio mensual de la actividad económica fue 0.60 por ciento, resultado que debemos calificar como malo.
En materia de crecimiento, hay un antes y un después de octubre, un antes y un después de la cancelación del NAICM. ¿Por qué? Porque también hay un antes y un después en materia de Inversión Fija Bruta, IFB, que se realiza en instalaciones maquinaria y equipo, parte fundamental de la ID, que es la que produce bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento de la economía.
Entre abril y septiembre del año pasado, a lo largo de los seis meses anteriores a octubre, el crecimiento promedio mensual de la IFB, medido de manera anual, fue 1.38 por ciento, resultado que podemos calificar como mediocre. Entre noviembre de 2018 y abril de 2019, durante los seis meses posteriores a octubre, medido de manera anual, el crecimiento promedio mensual de la IFB fue menos 3.07 por ciento, resultado que debemos calificar como preocupante.
Claramente, en materia del dinamismo de la economía, hay un antes y un después de octubre de 2018, de la cancelación de la construcción del NAICM en Texcoco, del error más grave cometido por AMLO hasta el momento, falta de dinamismo que, si ya era preocupante antes, ahora lo es más.

-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."