Posibilidades de éxito de un ICO y de KodakCoin

Kodak anunció el lanzamiento de su ICO (Initial Coin Offering), que recaudará fondos a cambio de asignar y –en algún momento– enviar sus tokens, que hasta ahora ha nombrado como KodakCoin, y su sistema, KodakOne.
La empresa dio a conocer esto junto con la renta de equipos de minería de criptomonedas, hardware de minería de divisas virtuales que producirá, y posteriormente las pondrá a trabajar, y podrás rentar un contrato para recibir una parte proporcional de los ingresos de minería.
(Preguntaron mi opinión para ambas. Puedes leer el artículo “Servicio de minería de Kodak, sin posibilidades“.)
¿Que podríamos esperar de KodakCoin y KodakOne? La compañía dijo que estaba cumpliendo con los requerimientos de la Securities and Exchange Commission de Estados Unidos para poder recibir fondos de inversionistas calificados de ese país. Un paso costoso, restrictivo y burocrático que muchos ICOs prefieren eludir, y evita la participación de habitantes de EU.




Por otro lado, da una idea de ‘mayor seguridad’ para algunos inversionistas, pero realmente tiene las mismas posibilidades de fallar o nunca generar ingresos como el resto de los ICOs: muy altas.
Ya lo hemos comentado: invertir en un ICO representa un muy alto riesgo, mayor que hacerlo en criptomonedas con más tracción, años de casos de uso, comunidad y usuarios, como Bitcoin, Litecoin, Ethereum o Dash.
Lo primero es informarnos –a través de su prospecto o white paper– para qué van a funcionar, hablar con el equipo, entrar a sus chats, grupos, participar, ver el mercado potencial, probabilidades de crecimiento acelerado en su industria, capacidad de dinamismo de su token, posibilidades de generar ingresos y su roadmap, lo que permitirá darle una demanda y valor, y que no sólo sea utilizada para especular.
Este ICO tiene el respaldo de una empresa que cotiza en una bolsa de valores, pero no es la más sana, pues tras fallar en su transición hacia la fotografía digital y nuevos productos se declaró en bancarrota.
De la primera semana de 2014 a igual periodo de 2018, la acción había disminuido 91.78%. Si invertiste $100,000 en esas fechas, tu inversión valdría $8,216, una pérdida significativa.
El 9 de enero de 2018, tras el anunció de estos nuevos productos y servicios, la acción de Kodak llegó a subir hasta 455% en una sola jornada. Y al día siguiente escaló aún más, acumulando en esos 2 días un rendimiento de 1,018% en su punto más alto.
Aparte de si van a funcionar o no ambos planes, la pregunta más frecuente es si fueron oportunistas. Posiblemente, pero también arriesgados, y lo que llevó a la empresa a punto de la quiebra fue dejar de innovar.
Por otro lado, el comportamiento de la acción fue muy acelerado, en gran parte debido a la especulación. El primer paso es lograr el objetivo de financiamiento del ICO y en cuánto tiempo lo logrará. Posteriormente hay diversas metas que deben cumplir para generar valor e ingresos a la empresa.

En el mejor de los escenarios…

Kodak lanza la plataforma en un año, publica actualizaciones periódicas, no tiene retrasos significativos, el equipo sigue completo y van sobre presupuesto.
La SEC autoriza un mercado secundario de los tokens, se comienzan a listar en exchanges regulados en Nueva York como Gemini o itBit.
Por los buenos resultados y la posibilidad de un mercado secundario, existe mucha demanda, el precio sube varias veces, los que venden son felices, los que compran ven un proyecto con futuro y están dispuestos a pagar el costo.
Algunos medios como CNBC Fast Money o Bloomberg comienzan a reportar que es blockchain 2.0 y el ‘Instagram killer’.
Usuarios empiezan a recibir ingresos significativos por su material. En 2 años tienen una buena base de usuarios, ya pasaron las etapas de pruebas, y las transacciones y registros por día van en aumento.
Crean una aplicación muy amigable para el usuario, la que puede usar en cualquier dispositivo.
En el tercer año, el número de nuevos usuarios ha rebasado al de todas las aplicaciones para imágenes como Instagram, suma millones de descargas en Apple Store y Google Play Store.
Tiene diversos usos como red social, galería de arte virtual, marketplace para compraventa de fotos y diversos documentos digitales. Los usuarios generan buenos ingresos y se integra a diversas plataformas. Es un éxito, las ventas se elevan, es una nueva línea de negocios y fuente de ingresos de la empresa.
De concretarse tal escenario me daría mucho gusto, porque a la fecha no hay uno así. De hecho, la mayoría de los ICOs no existía hace un año, y todavía habrá que esperar unos meses o años para ver si alguno destaca, cambia por completo una industria o se vuelve un líder en la misma.
Por ahora hemos visto a algunos fallar o retrasar sus planes, a otros tener problemas administrativos, y a unos más ser muy escandalosos con sus alianzas, y a algunos ir avanzando en sus planes, integraciones, usuarios y uso de su plataforma. Esto último es lo que brinda verdadero valor a un ICO.
Crear una tecnología que integre la verificación inmediata de propiedad intelectual, distribución de ingresos, intercambio, registros, una fácil liquidación, reportes inmediatos y disponibles en todo momento puede atraer el interés de usuarios y negocio para una empresa. Ésa es la promesa de este ICO.

Bitconnect, el Ponzi con criptomoneda ha muerto

En el universo de las criptomonedas existe mucha innovación y personas brillantes de diferentes perfiles y profesiones. Desafortunadamente, también hay estafadores y vendedores poco éticos que brincan del mundo de los multiniveles a crear modelos de negocios fantasiosos, y en muchos casos fraudulentos, para atraer a compradores de “paquetes de inversión”, “contratos de minería en la nube”, “servicios de trading”, “administración de activos” o cualquier tipo de “inversiones”.
Todos tienen un modus operandi similar: promesas de riqueza, capacitaciones de mentalidad de millonarios, opacidad en el modelo de negocio y en la rendición de cuentas, muchas luces y escándalo de los “casos de éxito”, testimonios de los que “ya les están pagando”… Por lo normal se reúnen en hoteles y centros de exposiciones, y van convirtiendo a vendedores de multinivel, de productos que se venden a través de redes o su networking, en un Herbalife pero financiero.
Logran una captación y crecimiento acelerado, grandes incentivos para los vendedores que acarreen nuevos estafados, un sistema de compensación piramidal, creación de niveles de liderazgo o ventas, normalmente usan términos como diamante, diamante negro, oro, plata o platino para identificar la jerarquía de sus vendedores y tamaño de su red, como un reconocimiento y distinción, y para crear un sentido de pertenencia y aspiración.
Al final, nadie ha visto cómo generan ingresos o si realmente hay un negocio, pero las “pruebas de pago” son suficientes para algunos.

Lee este artículo completo suscribiéndote aquí, GRATIS a mi boletín Top Money Report

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."