PREPÁRENSE: VIENE UN QE3 “RECARGADO”

 

Imagen tomada de  http://adifen.com/what-is-it-with-hosting

El mes pasado, la Reserva Federal (Fed, banco central estadounidense), anunció la tercera ronda de “flexibilización cuantitativa” (QE3, en inglés) con el supuesto propósito de estimular la economía de su país y abatir el desempleo. La medida, que no es otra cosa que creación monetaria pura, implica la inyección de 40 mil millones de dólares (mdd) mensuales vía la compra de activos respaldados por hipotecas (MBS).

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, dejó la puerta abierta para aumentar tanto los montos como el tipo de activos a adquirir, “según sea apropiado”, hasta que haya una mejora sostenida en el mercado laboral, que por supuesto, no se presentará.
Esto significa que el QE3 será el último anunciado como tal, ya que de hecho se trata de un QE ad infinitum, por no tener límites establecidos de tiempo ni de cantidad.
Un movimiento estratégicamente diseñado por Bernanke y compañía, pues ningún anuncio sobre elevación de compras de activos acaparará tanto la atención como los lanzamientos de los QE que se hacían antes.
A menor “rating”, menos críticos; a menor ruido, más libertad de imprimir billetes a voluntad, a costa de la absoluta mayoría de personas a las que, sin saberlo, les estarán robando de sus cuentas bancarias y ahorros debajo del colchón, por la vía de la pérdida de su poder de compra. Al ser el dólar estadounidense la principal divisa de reserva, este fenómeno es de trascendencia mundial.
En este contexto, no podemos perder de vista que cada palabra que pronuncia el presidente de la Fed, o cualquiera de los más influyentes titulares de los distritos que la conforman, está perfectamente pensada, corregida y cuidada.
Esto es fundamental a la hora de interpretar los mensajes que se esconden entrelíneas en cada entrevista o discurso que dan, y nos permite anticipar los movimientos que, en un futuro, estarán realizando.
Por ello, a diferencia de los medios especializados que lo pasaron mayormente por alto, no podemos soslayar lo que Charles Evans, presidente de la Fed de Chicago y quizás el más “dovish” (inflacionista) de sus miembros solo detrás de Bernanke, dijo este lunes respecto a que las compras por 85 mil mdd que se están realizando actualmente: deberían seguir hasta finales de 2013.
Cabe recordar que con la llamada “Operación Twist”, que extendió la Fed en junio, se está vendiendo 45 mil mdd en papeles del Tesoro con vencimientos menores a tres años, para adquirir bonos de largo plazo por la misma cantidad. No se inyecta ni se retira liquidez existente, solo se cambian los plazos. Esto sumado a los 40 mil mdd del QE3, da el ritmo total de compra actual por 85 mil millones, que Evans quiere que se mantenga el año que viene, pero con una diferencia.
Como la “Operación Twist” termina a fines de 2012, en realidad esos 45 mil mdd por los que pugna Evans, se estarán comprando también en Treasurys pero sin ser esterilizados, o sea, sí expandirán la liquidez: un QE3 “recargado” por 85 mil mdd, más del doble del actual.
Evans no es un integrante más de la Fed. Ha sido por su ideología uno de los apoyos más fuertes que tiene Bernanke por el lado de la expansión monetaria, y se le considera uno de los artífices del QE3, a pesar de que no vota este año en el Comité de Mercado Abierto (FOMC).
No obstante, Evans tendrá derecho a voto a partir de la reunión que este Comité celebrará el 29 y 30 de enero próximo, motivo suficiente para prever que el QE3 recargado estaría llegando, para preparar el terreno, en la reunión de la Fed del 11 y 12 de diciembre.
Esto, porque para entonces ya habrán pasado las elecciones en Estados Unidos, y harán todo lo que esté en sus manos para erradicar cualquier peligro de caídas bursátiles por temor al “precipicio fiscal” que, volvemos a subrayar aquí, de todos modos no ocurrirá. Congreso y gobierno americanos cerrarán la pinza del QE ad infinitum, haciendo su parte para preservar también sus déficits ad infinitum.
No es casualidad entonces que el oro, haya tocado el mismo lunes que se conocieron las declaraciones de Evans, máximos de 10 meses.
Con todo lo anterior, se reafirma que, los monetaristas y keynesianos en el poder, seguirán empeñados en llevar su obra de creación de miseria y hambre hasta sus últimas consecuencias, y negando como siempre, que están equivocados.
Para ellos, las alzas en metales preciosos, alimentos y combustibles son meros “movimientos transitorios”, cuando en realidad, son síntomas gravísimos del empobrecimiento al que conducen al planeta entero.
Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."