¿QUÉ TUMBÓ AL BITCOIN? (Y POR QUÉ VA A REGRESAR)

Esta semana fue dura para el bitcoin -la principal y más popular de las criptomonedas-, que se desplomó en dos días a un mínimo de seis meses, y sólo encontró un soporte que al cierre de este artículo, se mantenía en los 7 mil dólares. Nuevamente, noticias provenientes de China fueron el factor principal que provocó la volatilidad.

Recordemos cómo el mes pasado, comentarios “elogiosos” del presidente Xi Jinping acerca de las tecnologías blockchain, fueron interpretados como una especie de “uz verde” al comercio de criptomonedas en el país asiático y dispararon al bitcoin.

No obstante, el viernes pasado el Banco Popular (central) de China, lanzó una nueva campaña contra el comercio de criptomonedas en Shanghái, en el que informa que los inversores deben informar a las autoridades cuando detecten actividades y operaciones relacionadas con monedas virtuales. Este anuncio llegó una semana después de filtraciones acerca de un plan para supervisar las operaciones de comercio de “criptos” en dicha ciudad.

El banco central y la Agencia de Rectificación de Finanzas de Internet de Shanghái, monitorearán de forma permanente las actividades relacionadas con la tecnología criptográfica, a la que distinguen muy bien de las criptomonedas. Su intención es “proteger” a los inversores de las estafas financieras -tan comunes en todo el mundo-, que incluyen lanzamientos de ICOs (Ofertas Iniciales de Criptomonedas), que prometen altas ganancias en breve tiempo, y que suelen atraer a muchos incautos.

Pero no sólo eso. Los ciudadanos chinos tendrán la obligación de informar sobre cualquier persona o empresa que use servicios extranjeros para el “trading” de criptomonedas o para lanzar las ICOs.




En el aviso que se filtró primero, los reguladores de cada distrito de la ciudad debían buscar e inspeccionar los servicios relacionados con el intercambio de “criptos” antes del 22 de noviembre, o las ICOs. Sin embargo, el anuncio oficial especifica además que los servicios de promoción y “brokers” dentro de China sobre proyectos de ICOs en el extranjero, también están sujetos a esta inspección (control) de las autoridades.

¿Cómo entender toda esta sacudida? De la forma más objetiva posible.

En los hechos, lo que ha hecho Beijing es neutralizar la euforia desatada por los comentarios favorables del presidente Xi, sobre las tecnologías basadas en la cadena de bloques. De manera que cuando vemos lo que ha sucedido en el mercado durante el último mes (gráfico inferior), nos podemos dar cuenta de que estamos prácticamente al mismo nivel de precios de bitcoin que el que tenía antes del respaldo público de Xi a las tecnologías blockchain en octubre.

No está de más recordar que el avance más importante de este tipo de tecnología financiera, es que permite transferir información (y dinero) de persona a persona sin usar intermediarios. En el caso del dinero, eso significa que se pueden realizar traspasos sin necesidad de usar ningún banco ni sus aplicaciones.

En fin. Una vez neutralizado este “efecto Xi” en el mercado, lo que podemos darnos cuenta es que el bitcoin sigue registrando incluso a los actuales niveles de precio, una ganancia de más de 90 por ciento en lo que va del año.

Esto significa que quien tuviera bitcoin al 31 de diciembre de 2018, casi que tendría duplicado el valor de su inversión.

Por supuesto, esto no significa que no pueda haber un desplome mayor. Lo que queremos decir es que la extrema volatilidad -característica casi esencial en las “criptos” que no son estables (ligadas a otro activo o divisa)- va a continuar, y que las noticias buenas y malas seguirán moviendo el ánimo de los inversores como al mar en una tormenta.




Esa es la principal razón de que no recomendemos a las criptomonedas como inversión en valor, sino como una forma de aprovechar mediante el “trading”, los violentos movimientos de sus precios para generar ganancias de capital. Dado que esta actividad es de alto riesgo, un inversor sensato debe siempre mantener este tipo de inversión especulativa, como una pequeña parte de su cartera total.

No obstante, más allá del ruido de corto plazo que provocan dichos y acciones oficiales -en este caso del gobierno chino-, en el fondo lo verdaderamente importante es que las tecnologías de cadena de bloques llegaron para quedarse. En el caso de ese país asiático, la ley que las regula entra en vigor el 1 de enero de 2020. No hay marcha atrás, tampoco, en el inminente lanzamiento de su criptomoneda oficial, el “cripto yuan”, o como quiera que le vayan a llamar.

En suma, el potencial de crecimiento de la tenología blockchain, se mantiene intacto. Esa es la razón de fondo que nos lleva a concluir que, a pesar de sus cíclicos desplomes brutales a los que nos tiene acostumbrado, el bitcoin volverá a tocar fondo y a retomar una marcha alcista de precios que nos llevará a superar los máximos previos vistos en 2019. Manténgase atento de nuestro canal privado de Telegram, exclusivo para suscriptores, para estar al día.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Lea el artículo siguiente. EL ENGAÑOSO CRECIMIENTO QUE VIENE EN 2020

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."