REFORMA FISCAL, ¿PARA QUÉ?

PESOS Y CONTRAPESOS

Cambios van y vienen y la reforma fiscal sigue pendiente, sobre todo si por ello entendemos un cambio sustancial en el sistema fiscal mexicano, en general, y en el tributario, en particular. La “reforma” fiscal de Peña Nieto resultó una no-reforma, anti-reforma, contra-reforma, que no eliminó los excesos y defectos del sistema fiscal, en general, y del tributario, en particular, por lo que seguimos padeciendo un engendro tributario que afecta tanto a los contribuyentes como a los recaudadores. El resultado de la “reforma” fiscal de Peña Nieto no fue la reforma fiscal que México necesita.




La reforma fiscal que México necesita, ¿para qué? Una posible respuesta, la más socorrida, es: para que se recaude más, sobre todo si acepta el hecho de que, en comparación con los países de la OCDE, a la cual pertenece México, y como porcentaje del PIB, el ingreso generado en el país, la recaudación es de “solo” el 17 por ciento, mientras que el promedio de los países de la OCDE es de 34 puntos porcentuales, el doble. Dada esta situación muchos consideran que en México hace falta una reforma fiscal que tenga como objetivo elevar la recaudación, lo cual daría como resultado inmediato menos dinero en manos de los particulares y más en manos de los gobernantes, debiéndonos preguntar si esa redistribución de dinero realmente se traduciría en un mayor bienestar para todos. Ese mayor bienestar, ¿depende de que el gobierno tenga más dinero, y gaste más, y los particulares menos, y gasten menos, o de que los particulares tengan más dinero, y gasten más, y el gobierno menos, y gaste menos? Para responder correctamente hay que considerar en qué y cómo gasta el gobierno, siendo que gasta en lo que no debe y gasta de mala manera.
Otra posible respuesta a la pregunta reforma fiscal ¿para qué? es: para elevar la competitividad de la economía mexicana, su capacidad para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, que son las que producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos, reforma fiscal para elevar la competitividad que requiere de menos impuestos, siendo lo ideal el impuesto único a la compra de bienes y servicios de consumo final, impuesto único con el cual, dado que incentivaría la actividad económica, tanto por el lado de la oferta, y por ello también por el de la demanda, podría recaudarse más: hasta cierto punto (Laffer dixit) a menos y menores impuestos mayor recaudación.




Estas reflexiones vienen a cuento porque la semana pasada AMLO afirmó que impulsará una reforma fiscal que facilite el pago de impuestos y promueva la fiscalización basada en la confianza, para que los impuestos dejen de ser impuestos (¿?) y se conviertan en contribuciones (¡!). Lo bueno: se habla de reforma fiscal. Lo malo: no se propone, ni la reducción de tasas, ni la eliminación de impuestos.
E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."