REPUTACIÓN, REDES SOCIALES Y DERECHOS HUMANOS

Es notorio que el contexto social actual ha exacerbado el ánimo colectivo, generando incredulidad y desconfianza respecto a la información que nos llega a través de medios masivos de comunicación y de las redes sociales. A final de cuentas vivimos en un mundo regido por percepciones.
El acoso informativo parece ser una constante, pues no es casualidad que los temas que se convierten en tendencia nos llegan repetidamente por redes sociales, reenviados de buena fe por amigos, familiares o simplemente conocidos que pretenden mantenernos informados, con lo cual, la repetición nos genera la percepción de importancia y relevancia.
De este modo damos crédito a las Fake News o noticias falsas y entramos de lleno en la dinámica de la posverdad y su complejidad emocional, lo cual nos genera el grave riesgo de ser víctimas de manipulación. Además, nos predispone a actuar de modo reactivo y visceral porque nos pone a la defensiva y nos vuelve irracionales.
Sin embargo, poco se ha hablado del gran peligro que esto representa, pues nos enfrenta al riesgo de ser víctimas de bullying colectivo o linchamientos mediáticos, generalmente a partir de infundios y descalificaciones que buscan destruir nuestra reputación para ponernos en posición vulnerable.




Es importante destacar que el objetivo de descalificaciones e infundios es masacrar la reputación y el buen nombre de personas o instituciones porque así se destruye la credibilidad. Después de ser convertida en paria social y político, la persona o institución quedan en posición vulnerable para recibir la estocada final con el beneplácito público.
Grandes injusticias se cometen bajo esta dinámica social.
Sin embargo, no todo es espontáneo en las redes sociales, pues este fenómeno de impacto global muchas veces responde a campañas de manipulación creadas por profesionales, que están al servicio de quien les pueda contratar sus servicios.
Lo inofensivo que parece ser este fenómeno creado a partir de las redes sociales, le convierte en altamente peligroso.
Es importante destacar que la complejidad de este fenómeno reside en una premisa fundamental: pretender controlar los contenidos de las redes sociales para evitar los excesos que se dan al amparo del anonimato y así frenar las afectaciones al buen nombre y reputación de personas e instituciones, puede llevarnos a actos equiparables a censura y a limitar la libertad de expresión y el derecho a la información, que son dos valores fundamentales de la democracia.
Por tanto, el único camino viable es crear una cultura de respeto al buen nombre y la reputación, pues de ello depende la credibilidad y la confianza que sociedad deposita en personas e instituciones.




En este contexto de desconfianza y pérdida de credibilidad, la reputación de personas e instituciones, se convierte en un capital de alto valor, que conservarlo y mantenerlo puede llevar toda una vida, pero para perderlo, basta un error o una campaña de desprestigio estructurada con alto impacto emocional.
Como ejemplo, basta analizar las campañas electorales de hoy, que ya no se ganan con base en propuestas serias para convencer al electorado, sino a partir de estrategias de desgaste para restarle credibilidad al competidor o adversario, lo cual puede terminar enlodando a todos los participantes.
Esto es lo que ha generado el descrédito de la política. No gana el mejor de los candidatos, sino quien terminó menos desacreditado.
Se requiere un trabajo arduo para cambiar este contexto, pero es necesario intentarlo con estrategias de sensibilización pública para generar una tendencia de respeto al derecho de preservar la honorabilidad de un nombre.
Sólo así podremos revertir la desconfianza y la incredulidad, que se están convirtiendo en una actitud cotidiana.
Mayor información de este tema en: www.fororeputaciónyderechoshumanos.com
¿Usted cómo lo ve?
Facebook: @Ricardo.homs1
Twitter: @homsricardo
Linkedin: Ricardo Homs
www.ricardohoms.com

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."