Segunda (¿última?) llamada para subirse al tren de la plata

Lea el artículo anterior. El “pecado original” de la corrupción monetaria

Después de que 2018 fue un año decepcionante para la plata, en lo que va del año este metal mantiene su racha positiva. En los últimos seis meses el precio en el mercado ha subido 7.11% hasta 16.40 dólares la onza, y aun así se encuentra por debajo de su potencial y hay buenas razones por las que seguirá subiendo este año y el que viene.
La semana pasada contábamos que hay una gran ‘ballena’ que está acumulando con sigilo mucha plata en el mercado de futuros del Commodity Exchange (Comex), y probablemente se trate del Banco Popular de China, de acuerdo con un estupendo artículo de Alasdair Macleod, jefe de investigación de Goldmoney.
Si esta deducción es acertada, el mayor consumidor de plata en el mundo se está haciendo de inventarios de al menos un año y a muy buen precio y, cuando otros demanden más de este metal, se encontrarán con que estará más caro con menores existencias disponibles en el mercado.
Además, las tensiones económicas y financieras impulsan el precio de los metales preciosos, como el oro, que ya vimos que mantiene un camino constante al alza a lo largo de 2019. Mientras tanto la plata tiene espacio para crecer decididamente con la ayuda del rey de los metales.
“Un precio del oro más alto compensará los efectos de los vientos en contra sobre la economía global. Dicho esto, si no tiene oro y plata y estaba planeando hacerlo, es útil tener una idea de a dónde va el mercado en el mediano plazo”, dice Stephen Flood, CEO de GoldCore, quien prevé que la plata puede llegar hasta los 30 dólares la onza si se cumplen los siguientes escenarios:
1) Los temores de un Brexit sin acuerdo (que ahora con Boris Johnson como primer ministro es más probable) se materializan en una recesión en el Reino Unido y la UE. El especialista ve posibilidades del 75% de que esto ocurra.
2) Debido a las preocupaciones por el estancamiento global, los bancos centrales desatan una fase cuatro de flexibilización cuantitativa (QE 4) coordinada y siguen imprimiendo dinero, lo que hace que las tasas sean aún más negativas a nivel mundial. De esto también hay posibilidades del 75%.
3) El oro comienza a atraer dinero especulativo con ofertas aún más altas, que harían subir su precio hasta 2,500 dólares. Las posibilidades son del 70%
4) Como consecuencia de los tres puntos anteriores, la relación de oro y plata vuelve a su promedio móvil de 200 días de 86:1, llevando la plata a 30 dólares.
Y si ocurre una gran crisis, como la de 2009, podríamos ver la proporción entonces de 20:1 (20 onzas de plata por una de oro) tomando efecto. Si el oro llega a los 2,500 dólares, eso sugeriría un precio de plata de 125 por onza en un mediano plazo.
Después de que alertamos de una gran ballena comprando plata, esta sería la segunda y quizá última llamada para subirse al tren del metal blanco.




“Nuestra opinión es que los metales no deben representar menos del 10% de sus activos de inversión (excluyendo su hogar y negocio) en tiempos normales. Si cree que no estamos en un tiempo normal y los riesgos a la baja están aumentando, podría aumentar esta asignación del 10% a un nivel con el que se sienta cómodo”, dice Stephen Flood.
Nuestra recomendación es del 30 por ciento.
El especialista remarca que los inversores que confían ingenuamente sus depósitos, con tasas de interés reales negativas, a los bancos, están totalmente mal preparados para lo que vendrá en el futuro.
“En esta situación, es más que prudente asignar al menos el 10% de sus activos en oro y plata. Dentro de esta asignación, vemos un 75% de oro y un 25% de plata como una tenencia equilibrada, especialmente dada la volatilidad de la plata.”
Por supuesto, este porcentaje puede ser más alto dependiendo el nivel en el que cada quién se sienta cómodo. Pero es indispensable que cualquier portafolio de inversión tenga metales preciosos para preservar valor ante la creciente incertidumbre.
Antes de hacer cualquier movimiento, es importante asesorarse lo mejor posible. Por eso hay que estar pendientes de estos artículos y de nuestro canal exclusivo de Telegram para suscriptores, donde le compartimos alertas para que usted gane dinero y altos rendimientos.
Otra recomendación que hace el jefe de GoldCore, y con la que en Top Money Report (TMR) coincidimos, es que lo mejor es invertir en metales físicos y no tanto en futuros, dado que es oro y metal de papel.




“Los activos deben mantenerse en un almacenamiento asignado y separado en jurisdicciones seguras. No invierta en ETF ni en ninguna plataforma digital en línea (estas son más adecuadas para especuladores). Esto preserva su proximidad legal a su participación y posiblemente le otorgará un precio mucho más alto.”
El matiz que ponemos en TMR es que después de contar con una sólida base de oro y plata físicos amonedados, ETFs (fondos cotizados) como el GLD o el SLV son una opción a considerar.
Es responsabilidad de cada quién atender este segundo llamado para invertir en plata porque, a la tercera, tal vez se haya perdido la mejor oportunidad.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."