¿SOMOS CÓMPLICES DE EVO?

Durante una de las últimas crisis humanitarias sucedidas en Venezuela muchos países de la comunidad internacional con los que México tiene acuerdos y una excelente relación decidieron imponer sanciones a la administración de Nicolás Maduro. Sin embargo, el Gobierno de México apeló al principio de no intervención y libre determinación de los pueblos para poder mantenerse al margen de la presión que recibía para intervenir en el conflicto, e incluso, se percibió que desde nuestro país se le daba un respaldo indirecto a este dictador venezolano.
En contraste, hoy no sólo se le permite a Evo utilizar nuestro territorio para comandar la agresión en contra de sus compatriotas en Bolivia, sino que se le arropa y protege en contra de las autoridades de su país.
Lo que el gobierno boliviano reclama a México no es que se le hubiese dado asilo, sino que se le permita comandar desde nuestro país los actos de sabotaje y violencia. Por tanto, la actitud gubernamental mexicana representa intervencionismo directo. ¿Dónde quedó el respeto al principio de no intervención?.
Bolivia debe resolver sus problemas internamente y con sus propias instituciones, sin interferencias externas, como la de México, que abiertamente se ha puesto del lado de Evo Morales, apelando a la consumación de un golpe de estado, evidentemente inexistente, pues las Fuerzas Armadas de Bolivia nunca asumieron ni el poder, ni el control. Quien hoy gobierna temporalmente Bolivia cubrió las formalidades constitucionales de su país y a inicios del 2020 parece ser que entregará el poder a quien resulte triunfador de las elecciones a las cuales convocará.




El video que está circulando en redes sociales y que además tienen las autoridades federales de Bolivia, exhiben a un Evo dando instrucciones a un líder cocalero de nombre Faustino Yucra Yarwi para que se cree un cerco de manifestantes que impida el suministro de comida a las ciudades de ese país, para generar conflictos políticos.
El conflicto social que Evo está alimentando desde México lleva ya 32 víctimas mortales, por lo cual se convierte en un grave delito y protegiéndolo los mexicanos nos convertimos en sus cómplices.
El gobierno de la 4T está comprometiendo la honorabilidad de México ante la comunidad internacional al proteger a Evo Morales.
Según la ONU, en su declaración sobre el asilo territorial, adoptado por la asamblea general en su resolución del 14 de diciembre de 1967, en su artículo cuarto define que “los estados que concedan asilo no permitirán que las personas que lo reciban se dediquen a actividades contrarias a los propósitos y principios de la Organización de las Naciones Unidas”. Si la ONU trabaja a favor de la paz, lo que realiza Evo Morales en México contraviene este principio.




El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia ha protestado oficialmente ante el Gobierno de México por no frenar la actividad política subversiva que Evo Morales practica abiertamente desde nuestro territorio, incitando a la violencia en Bolivia.
Es evidente que el costo de la estancia de Evo Morales en nuestro país, incluyendo el envío de un avión para trasladarlo a México, es a cargo del presupuesto federal, o sea recursos públicos, lo cual compromete a este asilado a respetar la regulación que determina su calidad migratoria. Por tanto, si él mantiene una actividad política en contra de un país con el cual México excelentes relaciones diplomáticas, es con la anuencia de las autoridades mexicanas.
¿Será que México pretende convertirse ahora en el centro moral de la insurrección izquierdista latinoamericana, en sustitución del liderazgo que ejerció el comandante Fidel Castro desde que este patrocinó la creación del Foro de Sao Paulo?.
Estas son definiciones que debemos exigir a nuestro gobierno.
¿Usted cómo lo ve?
Facebook: @Ricardo.homs1
Twitter: @homsricardo
Linkedin: Ricardo Homs
www.ricardohoms.com

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."