SON LAS EMPRESAS

PESOS Y CONTRAPESOS
Mucho es lo que se debe hacer, no para mejorar el desempeño de la economía, objetivo que tendrá que esperar, sino para evitar un mayor deterioro, objetivo que no debe posponerse por más tiempo.
Mucho se puede hacer para, en la medida de lo posible, que estará lejos de lo deseable, evitar un mayor deterioro de la economía, con el impacto que ello tiene sobre el bienestar de la gente. Véase, por ejemplo, la propuesta de diez puntos del Consejo Coordinador Empresarial, titulada Medidas urgentes para preservar el empleo, desde “asegurar la liquidez en el mercado financiero”, hasta “activar programas especiales de garantías para fortalecer algunos de los sectores más afectados”, propuestas que, dada la gravedad del caso, hay que atender seriamente.
Mucho hay que hacer para evitar un mayor deterioro de la economía pero, si entre todo lo que hoy que hacer tuviera que elegir una sola medida, esta sería, ¡sin duda!, ayudar a las empresas, lo que no implica rescatar empresarios sino apoyar trabajadores, intentando preservar puestos de trabajo y fuentes de ingresos, la mejor manera de ayudar a las personas.




Parte importante de esta ayuda debe venir del gobierno. ¿Cómo? Para responder tengamos en cuenta que el gobierno quita (cobrando impuestos) o da (otorgando subsidios), y que lo ideal sería que el gobierno dejara de quitarle a las empresas (exentándolas del pago de impuestos) y comenzara a darles (otorgándoles subsidios), siempre y cuando estas cumplan ciertas condiciones (por ejemplo: mantener lo más posible la planta laboral para lo cual, dicho sea de paso, los trabajadores también deben poner de su parte, por ejemplo: aceptando menores jornadas laborales con menor salario).
Si el gobierno, temporal y condicionadamente, dejara de quitarle a las empresas y comenzara a darles, recaudaría menos y subsidiaría más, lo cual afectaría sus finanzas, afectación que debería corregirse responsablemente: o reasignando gastos innecesarios (Dos Bocas, Tren Maya, Santa Lucía), o recortando gastos injustificados (todos los clientelares). El resultado sería, o un mejor gasto del gobierno (mejor apoyar a empresas en problemas que construir elefantes blancos), o un menor gasto gubernamental (mejor eliminar gastos clientelares que mantenerlos).




De lo mucho que debe hacerse para atender el problema inmediato, que no es el de reactivar la economía, sino el de evitar que la situación económica se deteriore más, lo más importante es ayudar a las empresas, es decir, ayudar a que los trabajadores mantengan sus puestos de trabajo y sus fuentes de ingresos, la mejor manera de ayudarlos. El gobierno, ¿lo entiende? Y si lo entiende, ¿está dispuesto a actuar en consecuencia? Y si lo está, ¿lo hará en la medid adecuada? Por lo pronto, nada más preguntas.
E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx
Twitter: @ArturoDammArnal

Suscríbete aquí a Top Money Report, de Guillermo Barba, y gana dinero con la información más importante y oportuna de los mercados financieros más lucrativos

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."