Una nueva “fiebre del oro” se aproxima

La semana pasada, el prominente empresario Hugo Salinas Price publicó un artículo en inglés titulado The Coming Gold Rush (La próxima fiebre del oro), que vale la pena leer. El magnate y pensador libertario mexicano explica las razones y el interés de los poderes fácticos del mundo por mantener deprimido el precio del oro, con el propósito de mantener el valor del dólar a pesar de que se creen cantidades ilimitadas de él que, en el largo plazo, lo condenan a perder su estatus de divisa de reserva global.

Salinas Price destaca cómo ocasionalmente el precio del rey de los metales aumenta verticalmente, cuando los inversores se apresuran a comprarlo al precio más bajo posible. Sin embargo, un fenómeno contrario y más marcado se presenta con sospechosa frecuencia: el precio del oro cae casi de forma vertical, “ya sea en un gran paso hacia abajo, o en una serie de pasos verticales más pequeños”, nos dice.

Se trata de una anomalía porque los verdaderos vendedores de oro real en el mercado, lo que buscan es obtener el precio más alto posible en dólares por su metal, lo que los obliga a que vendan en pequeñas cantidades en vez de hacerlo de golpe. Enajenar altos volúmenes significa tumbar las cotizaciones, algo contrario a sus intereses.

¿Dónde y por qué ocurren entonces las ventas masivas que hacen desplomar los precios de los metales preciosos? En el mercado de oro y plata “de papel”: el mercado de futuros, que es usado como referencia para todas las transacciones de metal por divisa a nivel mundial.

Salinas señala correctamente que esas ventas gigantescas de “oro de papel” sólo pueden provenir de “un gobierno o un grupo de gobiernos que luchan contra un precio creciente del oro, para defender el valor de su moneda fiduciaria o grupo de monedas fiduciarias, ya que un precio en aumento del oro anuncia una moneda fiduciaria fallida.” Y está en lo correcto.

El autor presenta a manera de ejemplo varias gráficas para ilustrar este fenómeno de manipulación de los mercados, ocurrido entre el 22 de diciembre de 2020 y el 18 de enero de 2021. Reitero, no obstante, que esta es una práctica común, más la regla que la excepción.

Pese a todo el esfuerzo billonario por deprimir el precio del dinero real – el oro-, la tendencia alcista mayor de largo plazo ha seguido intacta, lo que por sí mismo, es un mensaje claro de hacia dónde debemos migrar los inversionistas serios: hacia activos físicos con buenos fundamentos de valor, como los que aquí les recomendamos en Top Money Report y que van también más allá de los metales.

La advertencia de Salinas Price, miembro de una de las familias más acaudaladas e influyentes del país y del mundo – quien además ha estudiado por décadas los mercados financieros y las teorías monetarias-, es clara y contundente: “cuando el rey fíat, el dólar, sufra una pérdida repentina de valor en términos de otras monedas, o muestre una tendencia persistente a bajar de valor, en algún momento, los inversores se darán cuenta de que poseer dólares (y otras monedas fiduciarias ) es una propuesta perdedora, y se apresurarán, en masa, a adquirir todo lo que puedan del metal amarillo. La venta oficial para deprimir el precio, en el mejor de los casos, solo ralentizará su aumento y presentará una oportunidad momentánea para que los inversores en pánico adquieran algo de oro, mucho menos de lo que podrían haber adquirido, si no hubieran estado tan ciegos al peligro.

En este punto, el precio del oro aumentará en cientos de dólares la hora.” Concluye.

No hay duda: para entonces, una nueva fiebre del oro habrá llegado. Recuerden que,
como en el bitcoin, el mejor momento para entrar es cuando pocos, muy pocos volteamos a verlo, pues cuando entren los demás en masa, será la hora de realizar las máximas ganancias, no en divisa fíat, sino en otros activos reales y propiedades, en beneficio y protección de nuestro patrimonio.

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."