Caídas bursátiles: ¿baja temporal? El mercado dice que habrá recesión

A lo largo de octubre vimos caídas en los índices de las principales bolsas de valores en el mundo. Entre el día 3 y el 30, el Dow Jones perdió 7.61%; el S&P 500 ha caído 8.6% y el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha retrocedido 11.7% en el mismo periodo.
Ante estas caídas en los mercados accionarios, obviamente saltan las alarmas y temores por una nueva recesión, pero hay quienes dicen que estos movimientos son solamente correcciones (caídas temporales) que ocurren en los mercados y argumentan que la economía de Estados Unidos se encuentra mucho más fuerte, y así lo muestran sus indicadores.
La tasa de desempleo y las solicitudes de subsidio al desempleo están en mínimos históricos, la confianza del consumidor está cerca de niveles récord y, además, con el crecimiento económico programado para llegar al 3.4% en el tercer trimestre.




Con estos datos, parecería que el pánico es exagerado. Pero basta recordar la frase que dijo Ben Bernanke, entonces presidente de la Reserva Federal (Fed) de EU, en enero de 2008: “No estamos pronosticando una recesión”. Y todos sabemos qué ocurrió ocho meses después.
La historia se repite con las frases conocidas en México, como aquella de Carstens de que la crisis de 2008 sólo sería un “catarrito”, y que se parecen bastante a las recientes de AMLO de que “no pasará nada”, o “estén tranquilos”, ante la cancelación del NAIM.
Esto ejemplos nos indican que los datos presentes no siempre son evidencia de lo que ocurrirá más adelante porque, precisamente, es la información con la que contamos al momento y los indicadores económicos, naturalmente, recogen la información cuando las cosas ya sucedieron. Esta gráfica de más abajo, cortesía de Lance Roberts de Real Investment Advice, nos muestra cómo históricamente los mercados cayeron antes de que se declarara oficialmente una recesión en Estados Unidos.




Los puntos verdes marcan el punto más alto del S&P 500, el índice más importante de EU y el mundo, justo antes de caer, y los triángulos amarillos indican las veces que el Buró Nacional de Investigación Económica (NBER) declaró el inicio de una recesión. Como vemos, en casi todos los casos, el mercado siempre se anticipó.

“Hoy, una vez más, estamos viendo muchas de las mismas advertencias tempranas. Si han prestado atención a la tendencia de los datos económicos, el mercado de valores y la curva de rendimiento, las advertencias son cada vez más pronunciadas. En 2007, el mercado advirtió de una recesión 14 meses antes del reconocimiento de ésta”, dice Lance Robert en su artículo. Estamos de acuerdo.
El ciclo alcista de las bolsas todavía puede durar un tiempo más y no sabemos cuándo con precisión ocurrirá la próxima recesión. Pero el mercado ya nos está diciendo algo, y tomarán sus previsiones quienes sepan escucharlo… como nuestros amables suscriptores.
Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Lea el artículo siguiente. Cada vez más oro va hacia China (y nunca volverá)

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."