Economías emergentes compran más oro

Lea el artículo anterior. Microsoft y JP Morgan quieren masificar blockchain

El pasado 1 de mayo el Consejo Mundial del oro (WGC, por sus siglas en inglés), publicó su reporte del primer trimestre, en el que confirma una tendencia que hemos contado antes: los bancos centrales se han convertido en los principales compradores de oro, en especial los de las economías emergentes.
Las reservas mundiales de oro aumentaron 145.5 toneladas en el primer trimestre, un aumento del 68% respecto al año anterior, dijo el Consejo Mundial del Oro en un informe, citado por Bloomberg. Estas han sido las compras más altas desde el primer trimestre de 2013.
Rusia sigue siendo el mayor comprador, ya que la nación reduce sus tenencias del Tesoro de los Estados Unidos como parte de una campaña de desdolarización.




La estrategia de diversificación de China continuó y están comprando otros activos con dólares dentro de su gran cartera de inversiones.
“Hemos visto una continuación de la fuerte demanda de los bancos centrales”, dijo Alistair Hewitt, jefe de inteligencia de mercado en el Consejo Mundial del Oro, a Bloomberg. “Esperamos otro buen año para las compras del banco central, aunque me sorprenderá gratamente que coincidan con el nivel visto en 2018.”
Además de compradores regulares como Kazajstán y Turquía, el primer trimestre también vio a Ecuador incrementando sus reservas por primera vez desde 2014, además de importantes compras por parte de Qatar y Colombia, dijo el WGC.
Las compras del banco central han sido un soporte clave para el oro, ayudando a compensar la menor demanda de los inversionistas de barras y monedas, así como de los usuarios industriales del metal. El oro ha perdido un 1% en lo que va del año, y se cotizaba a alrededor de 1,288 dólares la onza el 7 de mayo. Un día después de la publicación de los resultados del WGC del primer trimestre, el precio del metal áureo estaba en 1,270 dólares.




Bloomberg indica que Los compradores son principalmente países que buscan reducir su dependencia del dólar, y son típicamente naciones con una menor proporción de reservas en oro que los países de Europa occidental.
Los institutos centrales seguirán buscando oro a un precio atractivo ante los choques financieros que puedan llegar. Ahora, parece que la economía de Estados Unidos está menos mal de lo que se pensaba, según los últimos indicadores de crecimiento del PIB y de empleo. Sin embargo, es precisamente en los tiempos de calma cuando hay que prepararse para la tormenta, y aprovechar los precios bajos en inversiones que valen más.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."