El oro se ‘luce’ en su cotización de septiembre (y deslumbrará en 2020)

Septiembre ha sido un fuerte impulso para el oro, que llegó a cotizarse alrededor de 1,564 dólares la onza, aunque después se ha estabilizado a un nivel de 1,515 dólares.

De cualquier forma, está en sus niveles más altos en lo que va del año, debido a que más inversionistas lo demandan para protegerse de una posible recesión, los temores por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, además de tasas de interés más bajas por parte de los bancos centrales.

Pero hay además otros riesgos en todo el mundo, como un probable Brexit desordenado y conflictos geopolíticos como las tensiones con Irán, que hacen que los inversores busquen refugio inclusive en instrumentos “respaldados” en oro.

El ETF Sprott Gold Miners (SGDM) y el ETF VanEck Vectors Junior Gold Miners (GDX) por ejemplo, aumentaron aproximadamente un 40% en lo que va del año.

“La gente está respondiendo al oro como un refugio seguro y un diversificador de cartera”, dijo Rohit Savant, vicepresidente de investigación de CPM Group, en una entrevista al portal The Northern Miner, y pronostica que el oro promediará 1,410 por onza en 2019, un 11% más que el año pasado, y luego aumentará a un promedio de 1,600 por onza en 2020. Estamos de acuerdo, aunque el “pico” de 2020 quizá se coloque muy por encima de ese nivel.

Por su parte, Bart Melek, jefe de estrategia de materias primas de TD Securities, también dijo que el oro tendrá un promedio de 1,600 dólares por onza el año que viene, con cierta volatilidad en el camino.

“Los alcistas que quieren saber cuándo y hasta dónde subirán los precios del oro, solo necesitan ser pacientes por un corto tiempo más. Pero también deben estar preparados para ver una modesta deriva a la baja en el corto plazo, ya que incluso en una racha alcista el camino no es suave “, escribieron Melek y sus colegas en una nota del 5 de septiembre.

Además, el rally del oro continuará mientras más deuda pública y corporativa se acumule en el mundo, se mantenga (artificialmente) el ciclo de expansión económica, bajas en los tipos de interés y aumente la volatilidad en los mercados de valores, así como el riesgo de que ocurra una gran corrección (caída) con potencial de convertirse en “bear market” (mercado bajista).

Sean Boyd, CEO de Agnico Eagle Mines, dice que comenzó a ver un cambio en el sentimiento hacia el oro hace un par de años cuando “mucho dinero” entró en el sector minero. Sin embargo, no fue hasta que el oro alcanzó los 1,400 dólares por onza que el interés se hizo más pronunciado.

“Es otra señal de que la gente está comenzando a cambiar su percepción sobre el oro a una que era una falta total de respeto y desprecio por ‘oye, tal vez esto es algo que deberíamos tener’, porque el entorno (económico general) en el futuro es mucho más incierto”, dijo Boyd en una entrevista al Northern Miner.

De acuerdo con el medio, está pronosticando que el precio del metal áureo podría alcanzar un máximo histórico por encima de los 2,000 dólares por onza en los próximos dos años.

En Top Money Report lo vemos posible, aunque quizá no para 2020.

El récord vigente está por encima de los 1,900 dólares la onza en septiembre de 2011.

“Este es un entorno perfecto para que el oro tenga un rendimiento extremadamente bueno”, indica Boyd, quien mantiene la esperanza de que el aumento de precios sea constante y sostenible.

“Lo que no queremos es que el oro suba demasiado rápido. Cada vez que se encuentre en la etapa inicial de lo que debería ser un ciclo fuerte y un mercado alcista, yo llamaría a esto el inicio de un mercado alcista en oro y no se desea demasiada volatilidad. Queremos mucho dinero, queremos que el dinero inteligente se sienta cómodo y trabaje para llegar a posiciones. La volatilidad, o volatilidad extrema, nunca es buena.”

Asimismo, la constante apreciación del oro puede impulsar la inversión en proyectos mineros y la industria en general, así lo espera Mark O’Dea, presidente y fundador de Oxygen Capital, que tiene cuatro compañías en etapa de exploración, incluidas Pure Gold Mining y Liberty Gold.

De esta forma, el futuro del oro en el corto y mediano plazo luce brillante, en la medida de que alguna de las bombas de tiempo alrededor del mundo (recesión en EU, Brexit, caída de mercados, burbuja de deuda) explote. Si alguno de estos sucesos empeora las expectativas económicas, el rey de los metales escalará más en su cotización y más inversionistas correrán para cubrirse de las tempestades financieras.

Por eso reiteramos nuestra recomendación a invertir en oro y a aprender cómo hacerlo a través de nuestros reportes y consejos en el canal exclusivo para suscriptores de Telegram.

Mientras el horizonte se oscurece, el oro resplandece.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Lea el artículo siguiente. Pese a Trump y la Fed, sigue el pesimismo entre los inversionistas

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."