Las Cuatro Reglas Básicas de las finanzas personales

En Top Money Report hemos hablado de temas económicos y financieros tanto nacionales como internacionales, de las criptomonedas, de las bolsas de valores, del dólar, etc., pero hoy de entrada vamos a cargarnos un poco más hacia la economía familiar.
Por desgracia, aunque la educación financiera es fundamental para la vida, la realidad es que no es algo que se suela aprender en las escuelas, sino que es más como una especie de tradición o enseñanza que va de padres a hijos. Pero, si los propios padres no conocen las bases de las finanzas personales, es poco lo que pueden transmitir a las siguientes generaciones.
Empecemos por el principio, con las Cuatro Reglas Básicas de las finanzas personales -que les he preparado-.
La regla número uno, la ley de oro es: “no importa cuánto ganes, nunca gastes más de lo que ganas para evitar problemas posteriores”.
La regla número dos es más proactiva: “para mejorar tu situación económica a futuro, ahorra”.




La regla número tres dice: “convierte tus ahorros en inversiones que te dejen rendimiento”; y la número cuatro: “busca siempre aumentar tus ingresos, para repetir una y otra vez el proceso desde la regla uno”.
Parece mentira, pero esa fórmula que es tan fácil de decir, en la práctica es donde nos atoramos, unos más, otros menos, pero les garantizo que si las llevan a cabo, les va a ir mucho mejor.
Un tip muy útil que les doy es: tracen en un papel una letra “T”, de un lado anoten todos sus ingresos, todos ellos sin excepción, y del otro sus gastos empezando por los fijos como la renta, las colegiaturas, etc. Si saben usar una hoja de cálculo como Excel, el proceso es mucho más fácil, rápido, eficiente a la hora de actualizar números.
Si no lo han hecho hasta ahora, tan solo con registrar sus ingresos y egresos totales, se sorprenderán de cuánto no sabían ustedes mismos de su propia situación financiera.
Si sus gastos son más altos que sus ingresos, alerta roja. Foco amarillo si están equilibrados y luz verde si sus ingresos alcanzan para que ahorren.




Como podrá entenderse, estas cuatro reglas que les acabo de enumerar pueden funcionar para personas, pequeños negocios, grandes empresas y hasta países enteros, y por su importancia, vale la pena que las pongamos en práctica.
Afortunadamente, los amables suscriptores de este boletín ya van de gane, pues para tener recursos para invertir, primero hay que contar con capital ahorrado, y por eso están aquí.
Es un gusto poder ayudarles en la aplicación de la regla número tres en adelante, y créanme que seguiremos poniendo el mejor esfuerzo en este reporte -y en nuestra alertas de Telegram exclusivas para suscriptores de pago-, con las mejores recomendaciones en materia de inversión.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Lea el artículo siguiente. El “paradigma del dólar” se resquebraja frente al oro

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."