Una demostración de que el valor del oro es para siempre

Lea el artículo anterior. Llegan los Krugerrand de plata

La semana pasada mientras demolían el antiguo teatro Cresonni en la ciudad de Como, Italia, un grupo de trabajadores encontró una vasija con casi 300 monedas romanas de oro del siglo V. Esto que resulta interesante se lo comento para destacar, cómo atesorar oro es una forma milenaria de guardar valor de modo tangible y permanente.
Esa sabiduría milenaria tiene una explicación: el oro es apreciado por sus características físicas –como su brillo, maleabilidad, resistencia a la corrosión, etc.-. Ese aprecio generalizado y permanente se traduce en una demanda siempre insatisfecha, que eso es lo que le da valor.




Tanto, que cada vez hay más oro sobre la faz de la Tierra: cada gramo de oro que se extrae, se acumula y acumula como monedas, lingotes o joyería.
El oro va a existir siempre, lo mismo que su aprecio por él. Por eso es que junto con la plata, se terminaron convirtiendo en la mercancía favorita para fungir como dinero, y aunque en la actualidad las monedas ya no están respaldadas por ellos, seguirán siendo un activo de inversión indispensable.




Hay que comprar oro y plata, pero más cuando están relativamente baratos, como ya se explicó en el primer artículo.
En términos nominales (sin ajustar por inflación), aunque en dólares estamos arriba de los mínimos de 2015, en pesos, el oro ha subido a más del doble que hace 10 años. En pesos y dólares ha bajado desde sus máximos históricos.
No obstante, hay una tendencia alcista muy clara que se espera que continúe, por lo que sobre todo para los que reciben sus ingresos en pesos, es una buena idea ahorrar para el largo plazo en oro y plata, pues sus precios se suelen mover juntos al alza y a la baja.
En la Casa de Moneda de México puede comprar una moneda de un vigésimo de onza, que le cuesta alrededor de mil 700 pesos esta semana, pero también en Banco Azteca o en la propia Casa de Moneda puede comprar onzas de plata por poco más de 350 pesos. ¡De remate!

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."