El oro no bajará antes de la próxima crisis

Lea el artículo anterior. La (fallida) lucha de la India contra el efectivo

Después de la crisis de 2008, los bancos centrales bajaron las tasas de interés, permitiendo que los bancos y las empresas se endeudaran más. Hoy esa deuda es un problema, la cual llega a más del 300% del Producto Interno Bruto Global y detonará la próxima crisis financiera.
Keith Weiner, CEO de Monetary Metals, dice en un artículo que muchos analistas comienzan a especular sobre el movimiento del oro y el consenso es que el precio del metal bajará antes de la próxima crisis, la cual no es inmediata pero sí inminente, para después despegar.
Aunque Keith Weiner cree que no ocurrirá esto. La razón es que el precio del oro puede verse presionado al alza por las crisis que están pasando varias economías emergentes y la necesidad de las personas de proteger su patrimonio con el metal áureo. Inclusive, menciona que la gente está usando el oro como garantía para pagar deudas.




“Nadie en su sano juicio mantendría su riqueza en rupias, liras o bolívares. Entonces compran oro para ahorrar. Además, debido a que estas monedas caen tanto, les gusta tomarlas en préstamo, y cuentan con que la moneda baje más, por lo que pueden pagar en unidades más baratas”, escribe en una entrada de Monetary Metals.
Sin embargo, ponen su oro en riesgo. Si no pueden vender sus productos y ganar dinero con la moneda local, entonces podrían perderlo.
“La mayoría de las personas cree que tenemos mercados libres. Nosotros no. Tenemos un sistema monetario enloquecido, bajo el abuso de la interferencia generalizada del gobierno”, indica Werner sobre las políticas monetarias en varios países, desde bajar las tasas de interés para impulsar artificialmente el crédito y aniquilando el ahorro, hasta un manejo irresponsable de la oferta monetaria y de las finanzas, que termina degradando el valor de las monedas.




“Sin embargo, la gente acepta la idea de los denominados tipos de cambio flotantes como la base misma del capitalismo. Es cierto que las personas pueden comprar y vender libremente las principales monedas (a excepción de las que tienen controles de capital, por ejemplo, yuan). Sin embargo, estas monedas y este llamado régimen flotante son artificiales e innecesarios. No es un mercado libre cuando las personas se ven obligadas a utilizar el papel de la deuda del gobierno”, agrega Weiner.
Ese papel emitido está perdiendo valor de forma muy acelerada en los mercados emergentes, como en el caso de Argentina o Turquía, por lo que la demanda de oro también incrementa. Esto puede ser sólo el principio de una gran crisis que haga ver la de 2008 como un día de campo.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Lea el artículo siguiente. Los mercados emergentes abrazan al Bitcoin

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."