Maduro ‘esquiva’ sanciones vendiendo oro a Turquía

Lea el artículo anterior. La paradoja de los bancos centrales y la nueva crisis

Ya lo hemos comentado antes en este espacio. El régimen del chavismo en Venezuela enfrenta más presión que nunca, pero Nicolás Maduro se aferra al poder y, para ganar tiempo, estuvo vendiendo mientras pudo, reservas de oro para financiar su gobierno. Aquí le informamos que el comprador fue Turquía, uno de los pocos países que aún apoyan al dictador venezolano, pero ya se conocen más detalles y compradores.
De acuerdo con información de Bloomberg, el gobierno vendió un total de 73 toneladas de oro a dos empresas, una en los Emiratos Árabes Unidos y otra en Turquía, dijo el miércoles a la prensa en Caracas el legislador opositor Carlos Paparoni. Este movimiento habría drenado las reservas a aproximadamente 110 toneladas a finales del año pasado, desde 184 toneladas. Es decir, Maduro se deshizo del 40% de sus reservas.
Según Paparoni, se vendieron aproximadamente 24 toneladas de oro a la compañía Sardes Kiymetli Madenler de Estambul. La compañía obtuvo la aprobación regulatoria del mercado de metales de esa ciudad el 26 de diciembre de 2017, solo días después de firmar su primer contrato con el Banco Central de Venezuela.




Esta firma, que tiene solamente un millón de dólares en activos, según información obtenida por la propia Bloomberg, ha crecido con las transacciones hechas en Venezuela. En noviembre pasado, antes de que Estados Unidos impusiera sanciones sobre el oro venezolano, Sardes, ya había sacado del país sudamericano cerca de 900 millones de dólares del metal áureo.
Como sabemos, el líder de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, se declaró presidente encargado del país, un movimiento que cuenta con el respaldo explícito de Estados Unidos, mientras que otros países presionan a Maduro a dejar el poder para que haya elecciones libres.




Por su parte, Washington impuso más sanciones económicas para ahorcar el régimen de Nicolás Maduro, que depende del petróleo y otras materias primas, como el oro, para pagar a tenedores de bonos y seguir financiando lealtades con sus programas sociales.
Con la soga al cuello, Maduro ha encontrado alivio en la ayuda prestada por Turquía. El presidente Recep Tayyip Erdogan viajó a Caracas en diciembre para presentar al líder venezolano con Ahmet Ahlatci, presidente de uno de los mayores refinadores de oro de Turquía. El mes siguiente, el aliado cercano de Maduro, Tareck El Aissami, correspondió con una visita a un refinador de Ahlatci en la ciudad turca central de Córum. No obstante, los planes para refinar no se concretaron por el temor a las sanciones económicas de Washington.
En otras ocasiones hemos comentado la relación entre Venezuela, Turquía y el oro. El país de Medio Oriente ha estado vendiendo alimentos a Caracas a cambio de oro, el cual sale sin refinar.
Erdogan, que en 2016 enfrentó un supuesto golpe de Estado, ha estado apoyando gobiernos electos que tienen acusaciones de tener comicios con poca participación y sin garantías, como es el caso de Venezuela. Alguna vez aliado de Estados Unidos, Ankara ahora parece estar más alineado con los intereses de Rusia, China e Irán.
No sabemos cuándo caerá el régimen corrupto de Nicolás Maduro, pero entre más rápido queme sus reservas de oro, más cerca estará su final y por desgracia, mayor será la ruina en que quede Venezuela, desde donde tendrá que recontruirse. Mientras, Turquía y los enemigos geopolíticos de Estados Unidos están acumulando más oro como un escudo financiero y también para superar el cerco que les impone el dólar en las transacciones.

Lea completo este artículo suscribiéndose GRATIS a mi boletín aquí

Lea el artículo siguiente.2019, ¿el año de la plata?

Descargo de Responsabilidad

Toda la información, opiniones y/o cifras financieras presentados aquí son sólo para propósitos informativos y/o educacionales. De ninguna manera constituyen tipo alguno de consejo financiero o de inversión. La información presentada aquí podría contener imprecisiones. Diariamente las situaciones y condiciones del mercado cambian. Cada inversionista o persona interesada debe hacer siempre su propia investigación para definir qué es lo mejor para sus intereses de acuerdo a su perfil de inversión. Usted asume esa responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que tome, basándose en dicha investigación. El autor o autores de los artículos publicados en este portal, no da(n) ningún tipo de garantías, explícitas o implícitas, sobre la precisión de la información o los resultados obtenidos usando ésta. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información aquí expuesta, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ningún caso el autor o autores será(n) responsables, directos o indirectos, de los daños que resulten por el uso de esta información. Asimismo, los anuncios exhibidos en este blog son responsabilidad directa de los propios anunciantes. El autor no hace ninguna recomendación directa o indirecta de ningún proveedor, ni asume responsabilidad por la buena o mala calidad de los productos y/o servicios que ofrecen. Dicha responsabilidad reside exclusivamente en el prestador del servicio o vendedor del producto y en sus eventuales clientes."